Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190604

Irigoyen:“Esta crisis tendrá consecuencias peores que la de 2008 porque es transversal"

Andrés Irigoyen analiza la salida del aislamiento y advierte que, pese a todas las medidas de asistencia, hay empresas que no resistirán el parate.

Sólo un 20% de las fábricas radicadas en el Parque Industrial de Puerto Tirol, el más importante del Chaco, permanecen en actividad ya que pertenecen al grupo de actividades esenciales establecido por el Ejecutivo nacional, en el marco del aislamiento obligatorio. ‘Esta crisis tendrá consecuencias peores que la de 2008, porque es transversal y pega a todos los sectores. Incluso para el mundo será peor que la Gran Depresión de 1929‘, trazó Andrés Irigoyen, presidente de la Unión Industrial del Chaco (UICh), entidad en la que tomará licencia dada su designación como director en el Nuevo Banco del Chaco.

Andrés Irigoyen, presidente de la Unión Industrial del Chaco.

‘En términos generales, estamos frente a una crisis muy grave de la que no podemos tomar real dimensión todavía‘, describió en diálogo con NORTE. Así, agregó que ‘no hay nadie en el mundo que pueda determinar qué pasará y hasta dónde llegará esto‘.  En ese marco, consideró que todas las medidas que se tomen ‘serán insuficientes a nivel nacional y provincial‘, dada la magnitud de la pandemia. De ahí que resaltó que cuanto más abarcativas sean, el impacto sobre las empresas y el entramado productivo, económico y social será menor‘.

APERTURA PROGRESIVA

Según el panorama que trazó, son pocas las industrias que mantienen actividad en la provincia. Todo se reduce a aquellas vinculadas a la producción primaria y al sector alimenticio, contando a las que abastecen a esos sectores, como fabricantes de envases. ‘Varias empresas que siguen en actividad presentan cambios en la estructura, porque tienen personal en situación de riesgo, con licencias y personal que no tiene con quién dejar a sus hijos, y que requiere permisos especiales. Eso baja la productividad y aumenta costos‘, analizó. En ese orden, no descartó que el impacto económico genere desempleo, aunque valoró el esfuerzo del gobierno para ofrecer ‘compensaciones salariales‘.