Temas de hoy: Siniestro vial Corzuela coronavirus en Chaco Pago de salarios Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190198

Italia: los sindicatos irán a la huelga general si no se cierran servicios “no esenciales”

Llaman a “poner en marcha todas las iniciativas de lucha, hasta la proclamación de huelga" donde no se cumplan condiciones de seguridad laboral

   Roma, 25 (AFP y Reuters) – “Solo actividades esenciales, o habrá movilizaciones hasta convocar la huelga general”. Fue la advertencia que lanzaron sindicatos mayoritarios en el primer día del decreto de cierre de actividades productivas no esenciales. Para los sindicatos CGIL, CSIL y UIL, las empresas que quedarán abiertas son “demasiadas” y “se sigue sin garantizar la seguridad” en los puestos de trabajo.

italia.jpg
Un vendedor entrega frutas y verduras desde un bote en las casas de los clientes en Venecia, durante la emergencia por coronavirus. REUTERS

   En comunicado conjunto, los tres sindicatos llamaron a poner en marcha “todas las iniciativas de lucha y movilización hasta la proclamación de huelga” en aquellos lugares donde no se cumplan las condiciones de seguridad y no se responda a la definición de actividades esenciales.

   Los trabajadores reclaman desde hace semanas más medidas de protección frente al virus, a medida que la cifra de contagios y fallecidos en Italia aumenta. Ahora, con casi 60.000 afectados y más de 5.000 muertos con coronavirus, los sindicatos consideran insuficiente el decreto aprobado el sábado de urgencia por el gobierno y amenazan con paros y huelgas, e incluso con convocar una huelga general si es necesario.

   Conte anuncia que sólo permanecerán abiertos los servicios básicos de supervivencia. Se mantiene un índice de mortalidad muy dispar entre las regiones más afectadas. Estas protestas prendieron en Lombardía, en el corazón industrial de Italia, que es al mismo tiempo la zona más golpeada por el coronavirus y donde se concentran la mayoría de casos.

   La semana pasada, aún circulaban muchas personas que acudían cada día a trabajar, pero desde este viernes el Gobierno ha dado 72 horas para que el cierre de las fábricas y resto de actividades sea efectivo y permita, por ejemplo, la distribución de la producción ya realizada. Según el decreto, unas 80 áreas podrán permanecer abiertas y el ministro de Desarrollo Económico, Stefano Pattuanelli, explicó que corresponden a cerca del 35% de las actividades productivas.

   “Estamos listos para convocar una huelga general porque, simplemente, somos coherentes con la responsabilidad que hemos asumido”. El secretario general de CGIL, Maurizio Landini, afirmó que desde los sindicatos le han pedido al Gobierno una reunión para discutir sobre este asunto y ha vuelto a recordar que “las actividades no esenciales ponen en riesgo la vida de quien trabaja y del resto de los ciudadanos”.

   “Por eso, con CISL y UIL hemos declarado que estamos listos para convocar una huela general porque, simplemente, somos coherentes con la responsabilidad que hemos asumido. Somos conscientes de que hay millones de personas que tienen que ir a trabajar y que no se puede poner en peligro la estructura económica del país, pero también sabemos que el contagio se está extendiendo a los puestos de trabajo y que la vida y la seguridad de las personas van antes que todo lo demás”, explicó Landini.

   Según la Rassegna Sindacale, Landini le reprochó a la patronal Confindustrias que “las cosas no se hacen así” y aseguró que llamarán a la huelga allí donde no se cumplan las condiciones de seguridad necesarias para evitar el contagio del coronavirus. “Se trabaja solo si hay seguridad o no se trabaja, y las actividades no esenciales no tienen sentido”, apuntó.

   Annamaria Furlan, secretaria general de CISL, apuntó que es sindicalista desde hace 40 años y nunca había pedido que se cerrara una empresa. “Pero aquí se trata de escoger la vida de los ciudadanos y, por lo tanto, habíamos identificado todo aquello que es indispensable y más tarde añadieron una serie de producciones que de indispensables no tienen nada. Son todas importantes, pero si durante dos semanas se para la producción no le pasa nada al país”, subrayó.

No todo es “esencial”

   Entre los sectores a los que el Gobierno decidió proporcionar plazo de tres días para que cierren, se encuentran todas las actividades relacionadas con la metalurgia, todas las actividades de alquiler de vehículos, el sector de la construcción, a excepción de la parte de infraestructura.

italia2.jpg
Trabajadores textiles cosen barbijos con la frase “andra tutto bene” (todo estará bien), en un fábrica de ropa de moda femenina, en Molfetta, sur de Italia. REUTERS

   La lista de tiendas que permanecerán abiertas comprende todas las de ordenadores y teléfonos, así como los centros telefónicos de atención al cliente de estas compañías para garantizar la comunicaciones. Además de haber confirmado la apertura de supermercados, estancos farmacias, bancos, quioscos de periódicos y oficinas de correos.

   También se permite que se mantengan abiertos despachos fiscales, de abogados, ingenieros y arquitectos, al igual que toda la cadena de suministro de impresión, desde papel hasta la venta al por mayor de libros y periódicos, así como la labor de los servicios de información y de comunicación. Se consideran esenciales las actividades para el cultivo agrícola, la cría y la producción de animales, todas las actividades de pesca y acuicultura, y la fabricación de máquinas para la agricultura.

   Continúa la actividad de la industria de alimentos y bebidas, así como la fabricación de máquinas para estos sectores. Se mantiene las actividades de “extracción de petróleo crudo y gas natural”, y los “servicios de apoyo” que requieren estas. En el sector textil, se detiene la producción de “prendas de vestir”, pero no las relacionadas con la “fabricación de telas o tejidos, o elaboración de uniformes y otras prendas de trabajo”. Siguen abierta la industria química y farmacéutica y de fabricación caucho, artículos de plástico y cristalería para laboratorios, para uso higiénico y para farmacias.

   En la industria manufacturera permanecen abiertas empresas de fabricación de generadores, transformadores y electrodomésticos para la distribución y control de electricidad; fabricación de cordeles, cuerdas y redes para embalajes de madera, fabricación de papel y toda la maquinaria relacionada.

   Así como los servicios de suministro de electricidad, gas y aire acondicionado, gestión de redes de alcantarillado y la recolección y eliminación de residuos, Y también las actividades de “reparación y mantenimiento de máquinas y equipos”, la instalación de “sistemas eléctricos y de tuberías”, “mantenimiento y reparación de vehículos de motor y motocicletas” y servicios de vigilancia. Además, la labor de la industria aeroespacial y de defensa están garantizadas, así como otras de importancia estratégica para la economía nacional, añade el decreto.