Temas de hoy: Siniestro vial Corzuela coronavirus en Chaco Pago de salarios Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190154

Atenuar el impacto de la economía en esta emergencia

Ante el nuevo y dramático escenario que plantea la pandemia de coronavirus a escala global, en el mundo se ensayan distintos mecanismos para cuidar, desde el punto de vista económico, a los sectores más vulnerables de la población: transferencias de ingresos, protección al trabajo y extensión de la cobertura de los seguros de desempleo. El ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, aseguró que la Argentina es el único país que, al menos hasta ahora, aplica esas tres medidas de contención al mismo tiempo.

“Argentina es el único país que está realizando las tres cosas al mismo tiempo”, dijo Guzmán al anunciar la decisión del gobierno nacional de otorgar el denominado “Ingreso familiar de emergencia”, que consiste en una suma de 10.000 pesos en abril para monotributistas de las categorías A y B, trabajadores informales y de casas particulares. La medida forma parte de un paquete de medidas económicas que, en forma gradual, va poniendo en marcha el Ejecutivo nacional para minimizar el impacto que tendrá la pandemia de Covid-19 en el bolsillo de los argentinos. Según estimaciones oficiales, esta última decisión alcanzará a 3.600.000 familias que no tienen ingresos fijos.

Cabe recordar que ya se pusieron en marcha otras iniciativas para reforzar los ingresos de los eslabones más débiles de la economía doméstica como, por ejemplo, las que están destinadas a ayudar a jubilados y titulares de planes sociales y de Asignación Universal por Hijo (AUH).

El titular del Ministerio de Economía de la Nación aclaró que la suma de 10.000 pesos estará destinada a trabajadores “que dependen del día a día” y que viven “una situación de angustia y desesperación” ante el cese de actividades en muchos rubros que se vieron afectados por la cuarentena obligatoria. Por otra parte, trascendió que además, por decreto del Ejecutivo nacional, se otorgará un aumento de 30.000 pesos para médicos, enfermeros y personal que se desempeñe en hospitales públicos y privados. Se aclaró que la bonificación se realizará con aporte del Estado nacional, se efectuará en tres pagos y estará sujeta al presentismo de cada integrante del sistema de salud que será alcanzado por la medida.

La gran pregunta que se hacen muchos argentinos por estas horas es qué consecuencias tendrá la pandemia en la economía mundial y en la doméstica en particular. Rápido de reflejos, el gobierno nacional comenzó a tomar medidas para atenuar los efectos negativos de la crisis, en un país que ya tiene una parte del aparato productivo paralizado por la emergencia sanitaria. Otro interrogante es cómo hacer para que la economía local pueda sobrellevar, de la mejor manera posible, el aislamiento de los distintos eslabones de la compleja cadena de producción y consumo, en este nuevo escenario al que algunos especialistas denominan “economía de la pandemia”, que muestra nuevas variables que prácticamente no registran antecedentes. Algunos entienden que el escenario económico actual podría compararse, por ejemplo, con la crisis de 2001 en Argentina, o la de 2008 donde se registró una fuerte caída de la demanda y una recesión por ese motivo, pero solo en algunos aspectos. Un dato por tener en cuenta es que todos los países del mundo también ven resentida sus economías, de manera que habrá que ver cómo queda el escenario económico global una vez que se logre superar la pandemia y si ese nuevo esquema favorece, o no, a nuestro país.

Pero ahora debe quedar claro que lo prioritario es proteger la salud de toda la población, y garantizar el acceso a la alimentación, sin descuidar, por supuesto, la actividad económica. El desafío pasa por lograr un equilibrio razonable entre estas variables. No es algo fácil, por supuesto. No se debe desconocer que en este escenario las mismas medidas que se tomar para proteger la salud en muchos casos enfrían la economía, que ya venía a paso lento. Es necesario que todos los sectores de la comunidad asuman el compromiso de ayudar a transitar este difícil momento de la mejor manera posible, sabiendo que se deberán mantener las restricciones de la cuarentena que tienen un efecto positivo sobre la salud y un relativo impacto negativo sobre la actividad económica.