Temas de hoy: Dengue Federal A Sarampión Pago de sueldos Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188791

Traslado de niños en forma insegura en autos y motos

Un reciente informe elaborado por expertos de la Sociedad Argentina de Pediatría advierte que, en el país, las lesiones por accidentes de tránsito constituyen la primera causa de muerte y de secuelas graves en niños y jóvenes, debido fundamentalmente a que, por lo general, los adultos no adoptan medidas de prevención y los trasladan en forma insegura en autos y motos.

Según el documento, las cifras disponibles sobre siniestros viales revelan que al menos un tercio de los niños que sufrieron accidentes viajaba de manera insegura en automóviles. Se trata de una dolorosa realidad que, lamentablemente, puede corroborarse todos los días en las calles y que obliga a reflexionar sobre el rol de los adultos en el tránsito.  

Datos aportados por el Instituto de Seguridad y Educación Vial, que son citados en el informe de la Sociedad Argentina de Pediatría, señalan que en el año pasado el 39,3 por ciento de las muertes por siniestros viales tuvo como víctimas a personas cuyas edades iban desde los 16 a los 30 años, mientras que el 43,5 por ciento de los siniestros correspondió a conductores de entre 17 y 30 años. Por otra parte, se sabe que en el país cerca del 6 por ciento de las víctimas fatales por siniestros viales (se estima que la cifra total de muertes por esta causa en todo el país es de 6.000 por año) son niños menores de 14 años. Cabe recordar que para reducir los riesgos, la ley nacional de tránsito extendió el uso del llamado Sistema de Retención Infantil (SRI) de los cuatro a los diez años, que debe corresponder al peso y edad del menor. Este sistema, más conocida como sillita, es un elemento de seguridad clave que evita lesiones y protege la vida de los niños en un accidente de tránsito. Está comprobado que el uso correcto del sistema reduce en un 70 por ciento los riesgos de lesiones graves y fatales en caso de un accidente de tránsito. En otras palabras, además de ser de uso obligatorio en los automóviles para transportar a niños, estas sillitas ofrecen un elevado nivel de protección en la prevención de las muertes por tránsito

El traslado en forma totalmente inadecuada e insegura de niños en motocicletas es otro tema que preocupa, y mucho, sobre todo en ciudades como Resistencia, donde a diario se puede observar el alto grado de imprudencia de conductores de este tipo de vehículos. Sobre el problema a nivel nacional, desde la Sociedad Argentina de Pediatría se observa que en estos casos existe en los adultos una baja percepción de los riesgos asociados a estos modos de traslado y algunos sesgos cognitivos como la omnipotencia y el exceso de confianza de los padres.

Según la entidad que nuclea a profesionales de la pediatría, los adolescentes y jóvenes son más propensos a presentar comportamientos riesgosos en el tránsito que en otras franjas de edad por su inmadurez física y emocional. En ese sentido, desde el Comité de Prevenciones de la Sociedad Argentina de Pediatría, se señala que en general, los jóvenes se encuentran particularmente dispuestos a asumir naturalmente más riesgos que el resto de la población, quizás sin siquiera ser conscientes de ello. Se advierte además, que el consumo de alcohol en adolescentes y jóvenes potencia los resultados negativos de esas conductas riesgosas, a lo que debe agregarse el mal hábito de utilizar teléfonos celulares o auriculares cuando se conduce. Se trata de dos factores que distraen al conductor y ponen en peligro a quienes participan del sistema del tránsito.

En nuestra región la problemática de la seguridad vial es preocupante. Según la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el año pasado el NEA fue una de las regiones del país donde más aumentó la participación de motos en siniestros viales, siendo Chaco y Formosa las provincias más afectadas, con nueve de cada diez. Y es poco probable que este año cambie ese escenario. Cualquiera puede observar el arriesgado comportamiento de conductores de motocicletas (y de otros vehículos) en las calles de un área densamente poblada como el Gran Resistencia para comprobar que se trata de una cuestión que, por su gravedad, merece ser atendida con urgencia.

Es necesario que se realicen controles más estrictos y se sancione a quienes no respetan las leyes. La prevención, por supuesto, es importante. Por eso es fundamental que se otorgue una mayor relevancia a la enseñanza de la educación vial en las escuelas.