Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188065

Caravana de migrantes cruzó el río e intenta transitar por México

Varios cientos de los miles de centroamericanos cruzaron este lunes el Suchiate que separa Guatemala de México. Efectivos de seguridad les impidieron el paso en algunos casos.

Migrantes salvadoreños que se dirigen en caravana a los EEUU cruzan el río Suchiate hacia México.

   Tecún Umán, 20 (Reuters) – El Instituto Nacional de Migración (INM) de México aseguró que se permitiría el acceso cumpliendo los requisitos legales, es decir: “migración segura, ordenada y regular”.

   Pero Carmen de los Santos, titular del INM en Chiapas, explicó a los migrantes, en su mayoría hondureños, que “las disposiciones jurídicas no establecen una calidad migratoria de tránsito, razón por la cual no es posible obsequiar positivamente su petición”.

Los que lograron acceder a sitios donde el río Suchiate es bajo, cruzan a pie y a nado. Los que no, recurren a embarcaciones que no son más seguras.

   No estaba clara la situación migratoria de los miembros de la caravana. La Organización No Gubernamental (ONG) Pueblo Sin Fronteras aseguró que la petición escrita de los migrantes “fue negada”. “La Guardia Nacional Mexicana: verdadera patrulla fronteriza del gobierno de EEUU. Cazando migrantes centroamericanos que cruzan el Suchiate”, dijo la ONG.

   Tras cruzar el río, algunos de los migrantes se enfrentaron con piedras a un contingente de la Guardia Nacional. Otros gritaban “queremos paz” y pedían que no se lanzaran objetos contundentes. “Nosotros no nos venimos a quedar aquí, solo queremos pasar al otro lado”, dijo Ingrid, una migrante hondureña de 18 años, a la orilla del río Suchiate. “Yo no me quiero regresar a mi país  porque allá no hay nada, sólo hay hambre”.

El cruce de Guatemala hacia México marca los primeros 300 km, el 10% del recorrido. Su objetivo está casi 3.000 km más al norte, en la frontera estadounidense.

“Retorno asistido”                

   México ofreció trabajo a los migrantes en el sur de su territorio, pero aquellos que no lo acepten o soliciten asilo no recibirán salvoconductos hacia EEUU, dijo la Gobernación. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que había recibido a 1.087 migrantes en los estados sureños Chiapas y Tabasco y ofreció varias opciones de acuerdo con su estatus migratorio.

En algunos sectores, al salir del río, los esperaban fuerzas de seguridad que los hicieron retroceder.

   “Sin embargo, en la mayoría de los casos y una vez revisada la condición migratoria particular, se procederá al ‘retorno asistido’ a sus países de origen en caso de que la situación lo amerite”, dijo la secretaría de Gobernación.

   Según el gobierno guatemalteco, al menos 4.000 personas ingresaron desde Honduras en los últimos días, lo que representa una de las mayores oleadas desde que los tres gobiernos centroamericanos firmaron acuerdos migratorios con el gobierno de Trump. En 2018, una gran caravana de migrantes intentó abrirse paso a través del puente fronterizo entre Guatemala y México pero, al no lograrlo, cruzaron a través del río Suchiate.