Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187199

“Start and Stop”, más dudas que certezas

Todo el mundo puede asegurar sin dudar que el arranque es uno de los momentos en los que el coche consume más. 

31.jpg
En una típica situación de embotellamiento el sistema start and stop puede ahorrar mucho combustible pero no hay que olvidar el estrés al que se someten las partes mecánicas.

De hecho se recomienda no detener el motor si una parada no demanda más de 20 segundos, pero ese paradigma cambió con la llegada del sistema “start and stop”.

Entre los autos que conocemos en esta región se encuentran el Smart For Two o el nuevo Cruze 2020 fabricado en Brasil con motor 1,4 turbo. Funciona de una manera relativamente sencilla: el sistema para el motor cuando se detiene y lo arranca automáticamente cuando hay que reanudar la marcha.

El alma del sistema es un motor de arranque con una larga vida útil, el módulo de control del motor con coordinador Start/Stop integrado y un sensor para calcular el estado actual y futuro de la batería. El alternador también suele ser más eficiente que el de un motor sin start-stop, y la batería es de mayor capacidad, aunque algunos sistemas como el i-stop de Mazda recurren a una segunda batería adicional.

32.jpg
Los sistemas de arranque y parada pueden desactivarse bajo determinadas condiciones de conducción, el tablero de los autos se encarga de informar al respecto.

Los vehículos son Start & Stop no necesitan de ningún mantenimiento adicional. De todas maneras cualquier problema de arranque o generación de electricidad puede significar un gasto y la búsqueda de mano de obra especializada. El sistema Start/Stop que ha desarrollado Bosch (que utilizan la mayoría de fabricantes) puede reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 en un 4 % en el ciclo urbano y en los vehículos industriales hasta en un 8 % en el ciclo urbano.

Los fabricantes también han innovado en los motores, con un concepto de arranque innovador. Con la inyección de combustible directamente a los cilindros durante la fase de arranque, el motor alcanza las revoluciones de ralentí en un breve instante. Con este procedimiento se reduce el tiempo de arranque en un 50 %.

El sistema DI-Motronic sólo necesita un paquete de software más amplio para el arranque del motor, así como un sensor de revoluciones inteligente que registre siempre la posición angular exacta del motor.

¿AHORRA COMBUSTIBLE?

Hay fabricantes que indican en sus manuales que el ahorro es realmente efectivo cuando la parada supera los cinco segundos. Esto no es generalizable, porque cada vez hay más sistemas de este tipo y cada uno funciona de una manera. En 2012 los especialistas de Bosch, vaticinaban que uno de cada dos coches nuevos incorporaría esta tecnología de serie. Es que el sistema es efectivo pero quizás no tanto como indican las marcas.

30.jpg

En las pruebas realizadas por los gobiernos para homologar los modelos nuevos simulando la conducción urbana las emisiones se reducen mucho… Algo de vital importancia para las marcas. Se esperaba que en 2015, los fabricantes logren emisiones medias de 130 gramos/km en toda su gama. Si no, por cada gramo que se exceda de media, se pagarian 5 euros por cada coche vendido , 15 euros por dos gramos, 25 por tres y ¡95! euros por cuarto en adelante.

Es decir, el que se pase por 4 gramos de media y venda 500.000 coches, pagaria 47,5 millones de euros. Sin embargo la tecnología de combustión más eficiente, las distribuciones variables y la incorporación de nuevos materiales llevó a esos objetivos con menos complicación mecánica y electrónica.

Un usuario normal ahorrará algo de dinero y combustible en viajes urbanos, pero se duda que llegue al 4%. De todos modos, aunque las innovaciones tecnológicas están muy bien, el verdadero ahorro en combustible radica en conducir de forma eficiente, de los hábitos del conductor.