Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/186956

La desidia continúa en la Autovía de la ruta 16 en Sáenz Peña

Pese a los anuncios efectuados para revertir el panorama desolador, hasta el momento nada ha cambiado y el lugar sigue siendo una travesía sobre todo en el horario nocturno.

SÁENZ PEÑA (Agencia) – El tiempo pasa, pero la desidia ante las falencias que se evidencian en la Autovía de Sáenz Peña  continúan siendo una constante a pesar de algunos anuncios efectuados para cambiar el panorama desolador que se observa. Sobre todo en horario nocturno donde la oscuridad es total y varios semáforos no funcionan entre otras cuestiones, convirtiendo a gran parte de la traza en una verdadera trampa mortal a partir de la inseguridad vial que el cuadro de situación genera y expone a los cientos de vecinos que deben transitarla o cruzarla a diario a ser víctimas de delitos.

A pesar de algunos anuncios, los problemas en la autovía no tienen solución y la realidad es la misma desde hace meses.

Lamentablemente, hablar de esta cuestión resulta reiterativo como hacer hincapié en la desidia y falta de interés por parte de los organismos encargados de trabajar en pos de una solución para brindar mayor seguridad a quienes transitan a lo largo de los 4,5 kilómetros que tiene la traza sobre la ruta 16 desde la rotonda de intersección con la ruta 95 hasta calle 38.

Además de las falencias estructurales y de señalización que muestra la travesía en su paso por la zona urbana se suman el caos en el tránsito, maniobras inesperadas, fallas en la cinta asfáltica y disminución de la visibilidad en los cruces.

Desde Vialidad Nacional indicaron ante la consulta de NORTE que para atender el reclamo ciudadano sobre la falta de iluminación y reparación de los semáforos había que esperar “asignación de fondos desde la casa central”, lo que significa traducido en otras palabras que, el panorama que muestra hoy la autovía no tiene fecha cierta de solución y habrá que esperar que en Buenos Aires se acuerden de las necesidades de esta zona.

También resulta cierto que el municipio tampoco cumplió con el anuncio de intervenir en la zona, para reparar semáforos y reponer las luminarias en las colectoras para brindar mayor seguridad.

Búsqueda de soluciones

La construcción de la Autovía de la ruta nacional 16 fue diseñada y concebida como una obra de infraestructura vial para aportar soluciones a la seguridad del tránsito, en el paso por la ruta 16 a lo largo de los casi 5 kilómetros por la zona urbana, evitando que quienes circularan en vehículos menores no tuvieran que transitar por el carril central de la ruta.

La desidia y eficiencias en la Autovía de Sáenz Peña persisten sin que aparezcan las soluciones.

Pero lo cierto y concreto es que, casi una década después de ser inaugurada, los problemas persisten, el historial indica que la solución a las situaciones trágicas, hay un caudaloso número de accidentes que tuvieron un resultado final extremo, e innumerables accidentes con lesionados graves y leves en distintos sectores de la trama.

Además pareciera que, resolver la compleja situación que hoy se observa aparece como lejana: Por un lado por la desidia de quienes tienen la facultad y el poder de decisión para resolver las fallas en la infraestructura y por el otro, muchas veces la conducta irresponsable de quienes transitan por el lugar, quienes muchas veces con maniobras arriesgadas, inesperadas e irresponsables, exceso de velocidad y otras ponen en riesgo la integridad y vida propia y de terceros.

Falta de iluminación y semáforos

SÁENZ PEÑA (Agencia) – La falta de iluminación y semáforos suele ser una de las fallas más frecuentes que se observan de manera cíclica en la autovía.  La actualidad de la Autovía en estas cuestiones es la misma que hace meses.

Más allá del potencial riesgo de accidentes, fundamentalmente en horario nocturno por la falta de visibilidad, allí aparece otra cuestión apuntada por los vecinos a modo de reclamo y que está relacionada con la inseguridad ante la posibilidad de ser víctimas de algún delito.

Este cóctel, combina los dos factores, y eventualmente potencia el riesgo de accidentes, ya que muchas veces por esa cuestión, dependiendo la hora de la noche no se respetan los semáforos y la escasa visibilidad o el encandilamiento por el cruce de vehículos  puede tener un resultado trágico, más en días donde el sistema lumínico no funciona.

“Por las noches hay que tener mucho cuidado cuando vas a cruzar la autovía ya que está todo oscuro y muchas veces alguno de los semáforos está en intermitente, por lo que algunos automovilistas no toman las precauciones necesarias ante la situación de potencial peligro”, dicen de manera coincidente los vecinos de la zona.

A ello se agrega, la falta de semáforo en algunos cruces peligrosos en el sentido de circulación de las colectoras y algunas deficiencias de la cinta asfáltica –ondulaciones y algunos baches que pueden llevar a realizar maniobras inesperadas o peligrosas- en los carriles centrales.

Aún de día, la dificultad de produce al momento de trasponer el carril central de una colectora a otra, por la diferencia de nivel de estas con la ruta.

Reclamos reiterados

Los reclamos son reiterados y se acrecientan cada vez más, solicitando soluciones para el grave cuadro de situación que se evidencia en la Autovía.

El historial, desde la concreción de la obra, da cuenta que las falencias estructurales, ya sea por falta de iluminación, señalización a través del sistema de semaforización e incluso la imprudencia en muchos casos, costaron varias vidas en los cruces, lo que hace que la solución no deba estar atada a la burocracia de las instituciones u organismos, sino que exige soluciones urgentes.

La inseguridad por delitos es otro de los factores que potencia la oscuridad y el virtual estado de abandono que padece hoy la autovía y en ese sentido, el reclamo de los vecinos de populosos barrios ubicados en adyacencias de la traza quienes admiten que transitar sobre todo de noche en las actuales condiciones “constituye un verdadero riesgo”.