Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/186829

“Que haya más ministras es un logro colectivo”

Analía Alexandra Rach Quiroga es la primera mujer en ser elegida como vicegobernadora en la provincia. Con   apenas 35 años, se ganó a fuerza de trabajo y militancia su lugar en la fórmula junto a Jorge Capitanich. 

Nació en Juan José Castelli en 1984 y creció en un hogar con su madre como único sostén de la familia, junto a la abuela materna, tías y primos. Hasta los 17 años llevó solo el apellido materno, Quiroga. Terminó la secundaria en 2001, en plena crisis. Le interesaba la comunicación social o el profesorado en filosofía y letras, pero las discusiones con un profesor de derecho terminaron de convencerla de seguir esa carrera. Su mamá docente le decía que podía estudiar lo que quisiera.

En 2002, con 17 años, se mudó Corrientes para estudiar en la UNNE y con los quebrachos que le enviaba la madre compraba pan o alguna verdura. Vivió la clásica vida de estudiante a base de arroz y fideos. Cuando la abuela enfermó (cáncer) lo económico apremió aún más y quedó claro que todos los esfuerzos debían ser para terminar rápido los estudios. Como no alcanzaba para tener libros, pasaba varias horas en la biblioteca.

El 2003 con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia se creó el programa nacional de becas universitarias. Una amiga misionera se lo comentó. Analía se inscribió y fue una de las beneficiarias. “Esa beca fue de gran ayuda para toda la carrera. Cuando ya me quedaban las últimas materias escribí que esperaba tener la oportunidad de devolver con mi trabajo lo que este Estado y este modelo me habían dado. La vida después me sorprendió gratamente”, contó. Cuando terminó de estudiar se abrió una pasantía remunerada para egresados en la oficina de Rentas (del Chaco).

Como llegó un día después del cierre de la inscripción, insistió para que le recibieran sus papeles. Llegó así a una entrevista con el secretario de la Gobernación y ahí le informaron que estaban buscando perfiles como el suyo para la secretaría privada. Analía insistió con la otra beca.

“Cuando salí de la entrevista me cayó la ficha y pensé ¡qué hice! Al día siguiente me llamaron y fui. Cuando me dijeron que iba a hablar con el gobernador casi me muero. Estaba con mi look estudiante: zapatillas, morral cruzado. Tuvimos una primera conversación y Coqui me explicó que buscaba jóvenes profesionales, me contó qué era lo que quería para la administración, dijo que había visto mi currículum y que me quería sumar”.

A los 23 años comenzó a trabajar en la secretaría privada. El peronismo recuperaba la provincia después de 16 años de gestión radical. Analía todavía alquilaba en Corrientes y tenía una hora de viaje. Primero colaboró con el secretario privado del gobernador, después le dieron tareas más específicas como manejar la agenda y después pasó a ser la secretaria privada. Cuando la presidenta Cristina Fernández lo convocó para ir a la jefatura de Gabinete, Analía se desempeñó como coordinadora.

Y cuando volvieron a la provincia asumió como subsecretaria de Legal y Técnica; ese año encabezó la lista de diputados nacionales, en su primera campaña. En relación a la igualdad de género aseguró que las leyes son un primer paso, pero que sólo con eso no alcanza. Chaco adhirió a la Ley Micaela con el nombre de Natalia Samaniego, víctima de femicidio en la provincia, sobre las capacitaciones destaca que “permiten intervenciones más efectivas y comenzar a resquebrajar las estructuras patriarcales que reproducen la violencia institucional contra las mujeres”.

LOS RETOS

La fórmula Capitanich – Rach Quiroga obtuvo el 49% de los votos y ella repasa tres ejes ambiciosos. Consideramos que a 25 años de la discusión de la última Constitución es necesario debatir una reforma para que se pueda mejorar la calidad institucional, para que distintas leyes que se impulsaron cuando Coqui fue gobernador tengan jerarquía constitucional, como la ley de juicio de residencia que se trata de la rendición de cuentas del presupuesto ejecutado y de la evolución del patrimonio personal al finalizar la gestión; o poner límite a las reelecciones indefinidas de intendentes y diputados.

Al leer el texto de la carta magna hay muchos términos que quedaron desfasados en relación con el nuevo código. El segundo desafío es la descentralización de las políticas públicas para fortalecer a los municipios. Necesitamos un Estado presente con mayor rapidez para poder dar respuestas a las comunidades. Necesitamos una agenda digital, todavía estamos muy atrasados en la provincia. La burocracia desgasta muchísimo a las personas que tienen que hacer un trámite en cualquier repartición.

En nuestra provincia se hizo muchísimo pero también falta mucho por hacer. Por ejemplo en el Chaco faltan 500 kilómetros de ruta y 250 pertenecerían a El Impenetrable; también está pendiente terminar el acueducto Wichí. Son metas enormes, para las que Coqui busca fuentes de financiamiento, para garantizar el cumplimiento de derechos humanos fundamentales de quienes viven allí”.

Mamá de Vera, de un año y medio, también reparte su tiempo entre la política y su hija. “No hay igualdad de género mientras sigamos siendo las principales cuidadoras. No la hay si no repensamos el sistema de licencias de maternidad y paternidad”, plantea.

“En un grupo que se llama Estamos Listas, constituido por organizaciones sociales, sindicales y agrupaciones comenzamos a discutir y disputar espacios de poder y de toma de decisiones. Haber llegado a integrar fórmula con Coqui es un gran logro colectivo y tiene que ver con lo que venimos planteando desde ese espacio. Él tomó la propuesta de un gabinete paritario y que haya más ministras también es un logro colectivo. Tomo el desafío con el compromiso de seguir trabajando incansablemente como vine haciendo con las mismas convicciones, la misma fuerza de las ideas y mucho amor por el otro y por nuestro pueblo”. Ahora desde la vicegobernación tendrá la posibilidad de convertir en una realidad muchos de esos desafíos.

Igualdad y coherencia

La exdiputada nacional por el Chaco votó a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y asegura que con el gobernador Jorge Capitanich (que la rechaza) debatieron sobre el tema y se respetan. “Tenemos que tener la responsabilidad de fomentar debates respetuosos, entender que vivimos en una sociedad diversa y que cuando llegamos a la función pública es para representar ese conjunto heterogéneo y no a un sector. No podemos anteponer las cuestiones personales a lo colectivo. Como sociedad tenemos que aprender a discutir, a intercambiar, tenemos que madurar, nos queda mucho camino todavía por recorrer”.

“Con Lucila Masin en el Congreso defendimos más firmemente que muchos otros varones -que tenían más historia y trayectoria- los intereses de la provincia. En la sesión por los fondos buitre o la reforma jubilatoria entregaron soberanía, fueron por la quita de derechos. Nosotras jamás votamos una ley que vaya en contra del pueblo. Hoy tenemos la tranquilidad de poder mirar a cada uno a la cara y decir jamás traicioné el mandato popular”.

La nota completa se puede leer en: nuestrasvoces.com.ar