Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/185997

Verano 2020: Argentina vs. Brasil

La crisis económica no frena los deseos de invertir en descanso. Aunque el cepo hizo que los argentinos adelantaran las compras y reservas desde agosto, muchos quedaron indecisos para saber qué destinos resultan más beneficiosos al bolsillo y al gusto de cada familia.

El 2019 volvió a ser un año muy difícil en materia económica, con fuerte deterioro de los ingresos. A eso se le sumó los vaivenes de un año electoral lo que, en conjunto, fueron un estallido para el bolsillo del trabajador argentino con megadevaluación del peso y control cambiario. 

brasil.jpg

En este contexto, una vez más los argentinos se la rebuscaron e ingeniaron para sacar el mayor provecho dentro de la desbandada del dólar y la inflación.

Los operadores turísticos coincidieron en señalar el rotundo cambio de hábito que hubo post elecciones. Se adelantaron las compras y se centró en viajes por el interior del país. El exterior quedó muy relegado. También se maximizó el uso de los puntos de las tarjetas para canjear en viajes.

brasil2.jpg

Así las cosas, ¿cuáles son los destinos más elegidos para el verano 2020 por los argentinos? De acuerdo a las dos agencias consultadas, Buenos Aires lidera las preferencias. Le siguen Bariloche, Puerto Iguazú, Salta, Mendoza, Ushuaia y El Calafate, en el caso de las ventas que realizó Avant Trip.

Por su parte, desde Despegar, las ciudades más solicitadas después de Buenos Aires por los argentinos son: Puerto Iguazú, Bariloche, Salta y Córdoba. En tanto, los turistas extranjeros se vuelcan por Buenos Aires, Mendoza, Bariloche, Ushuaia y El Calafate.

Brasil, la elección extranjera

Por otro lado, las playas de Brasil siempre atraen a los argentinos que buscan distintas alternativas para viajar sin gastar demasiado. Te mostramos en esta nota las playas más lindas y convenientes, precios de pasajes, alojamiento, paquetes turísticos y comida.

ingleses-brasil.jpg

Las olas tibias en los pies y una caipirinha helada en los labios. Cuanto más sube la temperatura en nuestro país, más crece para muchos el deseo de descansar este verano en alguna playa de Brasil, pese a la crisis económica. Y entre morros y cocoteros, comer choclos, camarones y queso asado sin apuro, escuchar la musicalidad del portugués y apelar a las palabras clave de siempre: bom dia, obrigado/a, cerveja, suco, praia, tudo bem.

Por estos días, los argentinos que quieren renovar sus energías en las arenas brasileñas sacan cuentas en pesos, reales y dólares, y hacen consultas en agencias online y en sitios de hoteles, de alquiler de departamentos, aerolíneas y buses, al mismo tiempo que preguntan y/o reservan con tour operadores más tradicionales.

La mayoría de los expertos del sector sostiene que “en este contexto económico de inflación y cepo cambiario, las playas de Sur, sumando Buzios y Río de Janeiro, cobrarán un protagonismo mayor en la temporada 2020”.

Por supuesto, el rango de precios se ampliará según la categoría del alojamiento buscado, la cantidad de días de vacaciones, el mes (febrero es más barato que enero, salvo las fechas de Carnaval), el medio de transporte (auto, ómnibus, avión) y el destino elegido.

bariloche.jpg

Muy diferente será el costo de un viaje en auto a Florianópolis que un paquete en bus a Camboriú o una estadía en Río, con aéreos, traslados y hotel. Y aunque parezca una obviedad, las agencias aclaran que durante el verano las tarifas siempre son las más altas.

Por eso, tienden a ofrecer paquetes en balnearios con mucha oferta hotelera, como Ingleses y Canasvieiras en Florianópolis, posadas con desayuno en Buzios y hoteles más clásicos en Río de Janeiro.

El hábito de viajar

“A pesar de las crisis, los argentinos tienen el hábito de viajar. La situación económica actual puede beneficiar a Brasil porque, al encontrarse más cerca, los aéreos son más económicos que los del Caribe o Miami, por ejemplo. Además, muchos turistas van en auto o en bus a las playas del Sur”, coinciden los organismos turísticos consultados.

buzios-brasil.jpg

Según precisa el presidente de Embratur (Ente Brasileño de Turismo), Gilson Machado Neto, “en 2018 recibimos a casi 2,5 millones de argentinos, es decir, cerca del 40% del total de visitantes extranjeros que llegan a Brasil cada año, lo que hace de Argentina nuestro principal proveedor de visitantes internacionales”.

“Viajar desde Argentina a Brasil es cada vez más fácil, tanto por red terrestre como por la gran cantidad de vuelos entre ambos países. Hoy, 15 ciudades brasileñas están conectadas a ciudades argentinas por vuelos directos: San Pablo, Campinas, Río de Janeiro, Vitória, Florianópolis, Belo Horizonte, Salvador, Recife, Curitiba, Porto Alegre, Natal, Fortaleza, Manaos, Porto Seguro y Brasilia”, destaca.

El Country Manager en Argentina e Hispanoamérica de GOL Líneas Aéreas, Ciro Camargo, precisa: “GOL es la aerolínea brasileña con mayor número de vuelos directos a la Argentina. GOL comenzó sus operaciones aquí en diciembre de 2004 con vuelos a Buenos Aires, agregó vuelos a Córdoba y Rosario en 2006, y a Mendoza en 2015”.

Si bien GOL mantiene salidas desde Buenos Aires a 10 capitales brasileñas, la aerolínea agregará varios vuelos en la temporada, como el aéreo diario de Ezeiza a Río de Janeiro, desde el 27 de diciembre al 1 de marzo de 2020. Además, en el verano sumará 4 frecuencias semanales entre Rosario y Río, 3 entre Ezeiza y Florianópolis, 2 entre Córdoba y Río, y una por semana de Ezeiza a Natal.

Turismo con cepo

¿Cómo será viajar con el nuevo cepo cambiario? Con un dólar oficial que promedia los 62 pesos, un dólar blue cercano a los 65 pesos para la venta de la divisa estadounidense en las casas de cambio ante el cepo cambiario y un real que ronda los 15,50 pesos, los turistas que posean dólares los llevarán para cambiar por reales y pagar en los lugares que sólo acepten efectivo.

brasil03.jpg

Con respecto a las tarjetas, las de débito locales se podrán usar para pagar, y con las de crédito, si bien no hay límite de gasto, sí hay un tope de US$ 50 para los adelantos en efectivo y hay que tener en cuenta que muchos bancos cobran una comisión por cada operación. Por eso, el ideal sería financiar la mayor cantidad posible de gastos en pesos argentinos.

¿Dónde se necesita efectivo? Aunque muchos paradores aceptan tarjetas, pueden llegar a pedir cash algunos vendedores ambulantes, artesanos y balnearios a la hora de pagar la sombrilla con dos sillas (según la playa, cuesta entre 15 y 30 reales).

Si bien los precios varían de acuerdo al parador y la ciudad, para tomar una cerveza en la playa habrá que pagar entre 6 y 15 reales, y para comer un pescado asado con guarnición, a partir de 30 reales. Un coco helado, un choclo o unos churros, desde 6 reales. En cambio, un plato de mariscos a la carta en un restaurante parte de los 40 reales.

"Brasil es seguramente el primer lugar en el que piensan los argentinos a la hora de planear las vacaciones de verano. Aunque haya diferentes estadíos económicos en el país, la gente no deja de pensar en Brasil como un destino ideal por su proximidad y belleza", sintetiza Matías Mute, co-fundador de Promos Aéreas.

En auto a Floripa

Muchas familias, parejas y grupos de amigos eligen Florianópolis por la cercanía, al punto que pueden ir en auto. De acuerdo a la ruta escogida, la distancia entre Buenos Aires y "Floripa" oscila entre los 1.580 km y los 1.800 km.

Como se necesitan, aproximadamente, tres tanques y medio de nafta para llegar desde la ciudad de Buenos Aires hasta Florianópolis, el valor promedio -sin los peajes- del viaje se calcula entre los 7.500 y 8.000 pesos.

A esa cifra hay que agregarle dos noches de hotel para descansar (por ejemplo, en Santo Tomé, a la ida y a la vuelta): por la ruta 14 se va hasta Paso de los Libres o Santo Tomé (Corrientes)-San Borja (Brasil), o bien, Colón (Entre Ríos)-Paysandú (Uruguay). Esta última alternativa es más corta, pero se le suman al viaje los trámites del paso por la aduana uruguaya.

Una vez que se arriba a Florianópolis, se recuerda de inmediato que la ciudad se divide en dos partes: la isla de Santa Catarina y el continente, unidos por el puente colgante Hercílio Luz. Con más de 436 km2, Floripa tiene selva, lagunas, muchísima infraestructura y decenas de playas.

En la isla hay 42 playas para elegir y lo mejor es ir en auto (o alquilar allá) para conocerlas y comparar. En el norte se encuentran las familiares y bulliciosas Canasvieiras, Ingleses, Jureré y Santinho, así como Cachoeira do Bom Jesus y Ponta das Canas.

Entre las más tranquilas figuran Daniela, Lagoinha del Este y Campeche (mar abierto). Para practicar surf se destacan Praia Brava y Mole (con vida nocturna), así como Joaquina (tiene dunas para sandboard) y Barra da Lagoa. Y más al sur están Campeche y Pântano do Sul, entre tramos desiertos con mar abierto y aldeas de pescadores.