Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/185077

Fernández, mano a mano con Macri con ánimos de dejar atrás la grieta

En medio de una intensa lluvia, el mandatario electo Alberto Fernández arribó este lunes a la Casa Rosada puntual para la cita con Mauricio Macri y lo primero que hizo fue fundirse en un abrazo con el histórico fotógrafo presidencial, Víctor Bugge.

Como testigo directo, en el primer relato sobre el momento del encuentro Bugge aclaró que Macri y Fernández ‘se recibieron muy bien‘ y destacó ‘la buena onda de ambos‘, aclarando que de los ‘otros temas‘ no sabe nada porque ‘no‘ es de su competencia y se retiró tras la toma de la foto.

macri albert2.jpg

Conocidos desde su época de jefe de Gabinete, Fernández saludó con afecto al fotógrafo oficial, la primera y la última cara conocida que vio al arribar y al retirarse de la Casa de Gobierno, que lo albergará a partir del 10 de diciembre, según pudo presenciar NA.

‘Fui testigo fotográfico, se recibieron muy bien ambos presidentes‘, aclaró el histórico fotógrafo presidencial en declaraciones formuladas a la prensa mientras se dirigía a su oficina de trabajo.

‘Sentí la necesidad de recibirlo‘ dijo Bougge, quien además consideró que ‘más allá de la necesidad de hacer la foto para que siga sumándose a esta historia que me lleva por el presidente número 15‘.

Eran las 10:30, la hora señalada para la reunión con el actual mandatario, que lo recibió sin preámbulos en un encuentro a solas.

macri albert.jpg

Fernández llegó a la Casa Rosada cuando llovía copiosamente sobe la Ciudad, acompañado por su vocero, Juan Pablo Biondi.

En los pasillos del edificio, los esperaban algunos empleados curiosos, que también lo saludaron y le dieron la bienvenida.

La reunión entre Fernández y Macri duró una hora, y al retirarse, el ex jefe de Gabinete volvió a tener un afectuoso saludo con el fotógrafo presidencial, que lo retratará a partir de diciembre.

Sin hacer declaraciones, el referente del Frente de Todos salió de la Rosada y afuera lo aguardaba un grupo de seguidores que quería felicitarlo por el triunfo.

Fernández, al retirarse por el Salón de los Bustos al llegar a la puerta se dio vuelta y saludó con la mano a los periodistas acreditados en la sede gubernamental.

Antes de subir al vehículo en el que se traslada, saludó a la guardia de fotógrafos con la mano y la ‘V‘ de la victoria.