Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/184901

El turismo religioso se fortalece en la Argentina

El turismo religioso es una de las primeras formas de turismo. La idea de la peregrinación religiosa comienza casi con el alba de la humanidad. Desde los inicios de la historia, los seres humanos han viajado a los lugares sagrados. 

Por el período bíblico, importantes centros religiosos se convirtieron no sólo en una parte del paisaje cultural, sino que también fueron actores principales en la comercialización local y partes importantes de la economía de esas ciudades que fueron sede de los centros religiosos.

turism.jpg

El Turismo religioso, a diferencia de todos los demás segmentos del mercado turístico, es evidentemente uno de los que tiene como motivación fundamental la fe. Con una tendencia que se mantiene en ascenso, este segmento turístico celebró el “12° Encuentro Argentino de Turismo Religioso” en la provincia de Córdoba.

Durante este encuentro se puso de relieve la importancia de este producto cuya oferta abre nuevas oportunidades de desarrollo y entusiasma por el potencial que tiene en nuestro país.

La Cámara Argentina de Turismo acompañó el 12° Encuentro Argentino de Turismo Religioso: “De lo Colonial a lo Digital”, organizado por la Comisión Argentina de Turismo Religioso (CATR). La cita tuvo lugar en el Cine Teatro Monumental Sierras, en la ciudad de Alta Gracia, en la provincia de Córdoba, durante este mes.

turismo.jpg

La Comisión es integrada por organismos gubernamentales: la Secretaría de Turismo de la Nación junto a ministerios, secretarías y direcciones provinciales y municipales de turismo. También la conforman cámaras, asociaciones y federaciones empresarias. Así como también instituciones religiosas, organismos y entidades académicas. A ellos se suman empresas de alojamientos, de transportes, y agencias de viajes y turismo especializadas en el segmento.

La iniciativa como objetivo dar a conocer las distintas experiencias de Turismo Religioso y su impacto en función del desarrollo de este segmento en las distintas provincias de la Argentina. Asimismo, resultó una instancia de capacitación tanto para los representantes del sector público y privado de esta actividad. Cabe destacar que año a año, este sector moviliza a millones de personas en todo el planeta.

El acto de apertura contó con la participación de Hernán Gómez, presidente de la CATR; Julio Bañuelos, presidente de la Agencia Córdoba Turismo; Jorge De Napoli, secretario de Producción, Turismo y Cultura de Alta Gracia; Mario Wisner en representación de la Fehgra; y Marcelo García, secretario de la Cámara Argentina de Turismo, entre otras autoridades y directivos.

turismo2.jpg

En esta edición se llevó a cabo un especial homenaje a uno de los pioneros del Turismo Religioso: Norberto Grosso, ex vicepresidente de la Comisión Argentina de Turismo Religioso y ex presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica de Villa de Merlo, San Luis, quien falleció a principios de este año.

El programa del encuentro incluyó presentaciones sobre la actualidad del Turismo Religioso en la provincia de Córdoba, en la capital, en Alta Gracia y Villa Cura Brochero. Un panel de credos con referentes religiosos del Comipaz. También se pusieron de relieve las iniciativas de este segmento que se llevan a cabo en la ciudad de Mar del Plata; y se trataron los casos como: “400 años del hallazgo de la Virgen del Valle”, en Catamarca; y la “Movilidad interna motivada por el Turismo Religioso. Caso: Señor de Mailín”, en Santiago del Estero.

Además, se realizó el “Análisis de la espacialidad en diferentes concepciones religiosas” en Buenos Aires; se trató sobre la “Incidencia del Turismo Religioso en la comunidad local”, de Luján; y se realizaron las presentaciones de “UCSE Ar Tour” y el “Camino de los Jesuitas en América”, brindado por un panel de agencias especializadas de la Faevyt y la ACAV, entre otras disertaciones. A su vez, tras las jornadas de trabajo, los participantes pudieron realizar excursiones a Traslasierra y Villa Cura Brochero.

Del encuentro participaron más de 200 personas. Según revelaron desde la organización, los asistentes llegaron de la Ciudad de Buenos Aires, desde las provincias de Santa Fe, Santa Cruz, Santiago del Estero; desde Salta; La Rioja, Catamarca y desde diferentes ciudades de la provincia de Buenos Aires, como Mar del Plata y Luján, entre otras localidades.

turismo3.jpg

Durante el acto de cierre, el secretario de la Cámara Argentina de Turismo, Marcelo García dio cuenta de la labor conjunta con la Comisión Argentina de Turismo Religioso. Entre las actividades que se llevan adelante mencionó la promoción de este segmento en ferias internacionales de turismo como la FIT; FITUR, en Madrid; ABAV Expo, en San Pablo, Brasil; la Vitrina Turística: Anato en Colombia; la WTM en Brasil y la FITPAR, en Asunción. Asimismo, destacó la realización de los cursos de formación en Turismo Religioso; y detalló las próximas acciones tendientes a fortalecer a la Comisión Argentina de Turismo Religioso.

“El Turismo Religioso es una contribución al diálogo entre religiones, culturas y civilizaciones. Además, es una oportunidad para la diversificación federal de la oferta turística sustentable”, concluyó García en referencia a la importancia de este segmento y sobre el acompañamiento de la CAT para promover este producto.

El turismo religioso es uno de los nichos en crecimiento vertiginoso que tiene el mercado turístico, representando alrededor del 20% del turismo mundial, tanto para desplazamientos internacionales como nacionales. Una radiografía que tiene origen no solo en el desempeño de la actividad en los países desarrollados sino también en los países en vías de desarrollo.

Los principales destinos que tienen esta tipología turística, son los lugares santos de devoción peregrinaje, así como sitios destacados por su peculiaridad histórico-cultural. Se trata de un segmento con una composición compleja, debido a los elementos que constituyen sus destinos y los motivos que mueven a los viajeros hacia esos lugares. Es decir, la tendencia se origina sobre factores religiosos, culturales, tradicionales, espirituales y paisajísticos, que muchas veces interactúan en la intención y la decisión de viajar.

Durante siglos, los desplazamientos de personas hacia lugares de significación religiosa, han sido múltiples y constantes, siendo una práctica que se acentúa aún más en las religiones institucionalizadas, que año tras año convocan cifras extraordinarias de fieles en todo el mundo. Con el tiempo, estos desplazamientos han ido evolucionando al ritmo de las tendencias de la modernidad y el desarrollo.

Las necesidades, los escenarios, las tecnologías, los medios de comunicación, los medios de transporte, las formas de consumo e incluso las motivaciones se han reconfigurando transversalmente, demandando una re significación de los servicios ofrecidos por el sistema turístico tradicional.

Como en otras tipologías, el turismo religioso no estuvo al margen de este proceso, en el cual se pone de manifiesto la centralidad del hombre como articulador de soluciones innovadoras que le permitan optimizar su tiempo de ocio, e incluso sus experiencias de fe.

Es allí donde el turismo tiene el desafío de gestionar ya no solo los servicios, sino también la coyuntura donde se desenvuelven los servicios: las estadísticas, las investigaciones, las motivaciones, las tendencias económicas, la calidad, la seguridad, la sustentabilidad, la sostenibilidad, la responsabilidad social, la integración con la ciudad y la participación de sus habitantes, no solo para brindar prestaciones aisladas, sino para contener al hombre en su espacio del ocio a través de todas sus experiencias turísticas.

-¿Cuáles son las razones que mueven a los turistas a visitar sitios religiosos?

Desarrollar el turismo religioso, posicionando a la Argentina como país de diálogo interreligioso desde donde se promuevan los valores de paz, respeto, convivencia, igualdad y solidaridad.

La Secretaria de Gobierno de Turismo de la Nación, destaca en este punto el compromiso con la generación y actualización de herramientas que promueven la consolidación del sector- a través del Sistema Argentino de Calidad Turística-, en línea con los principios rectores de la Ley Nacional de Turismo N° 25.997/05.

PRODUCTO TURÍSTICO

Para desarrollar y comercializar un producto turístico es necesario conocer las necesidades y motivaciones de los turistas (demanda), de manera que se sientan atraídos por él y estén dispuestos a vivir la experiencia turística en el destino.

Los productos turísticos están compuestos por recursos y servicios. Entre ellos está el valor de los elementos que implican que el recurso tiene un significado para los turistas. Por ejemplo, en el caso de un lugar de Fe, éste tiene valor por sí mismo, ya sea porque allí vivió una personalidad o referente religioso, porque es un centro de peregrinación, o bien existe un templo reconocido o edificio de valor y riqueza arquitectónica. Esto hace referencia a cuán atractivo es el destino.

Entonces, un sitio es atractivo cuando tiene valor, y en especial, cuando los recursos junto a los servicios turísticos se convierten en un producto turístico que tiene contenido. Que el lugar sea atractivo por sí mismo hará que las personas lo visiten, pero para que adquiera el valor que se le quiere dar, deben agregarse ciertos elementos que le aporten contenido al producto turístico como tal. Esto significa que efectivamente sea susceptible de un uso turístico, con la infraestructura y el equipamiento adecuados. 

Fuente: Subsecretaría de la Nación Argentina