Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/183915

Robaron celulares y dinero a una maestra y alumnos durante un acto escolar

La comunidad escolar se vio sorprendida ayer por un oportunista que se coló durante una actividad en el edifi­cio de sarmiento y calle 1.

Dos de los familiares de los alumnos damnificados en el hurto muestran la denuncia policial.

En la primaria 169 de Resistencia este viernes se había organizado la proyección de un video y un acto en el que un grupo de chicos representó un cuento.

La jornada, pensada como una forma de celebrar la lectura terminó con la sorpresa de que al regresar a las aulas dos niños advirtieron que les habían robado el teléfono. Además, a una maestra le faltaba -además del celular- dinero de la cartera.

Como es costumbre, después de la entrada habían dejado sus pertenencias en el aula, que en el caso de los damnificados está en planta alta. Mientras acudían a la presentación de una maratón de lectura que era motivo anual de la convocatoria de familiares, una de las maestras advirtió a un hombre joven deambulando, como buscando a alguien. Como creyó que era un papá, le indicó que las actividades se realizaban en planta baja.

“Se cree que el ladrón se hizo pasar por el papá de un alumno”, cuenta la directora.


Minutos después y con los hechos consumados, concluyeron que muy probablemente ese hombre habría sido el autor de los robos. Las especulaciones eran dos: conocía los movimientos de la escuela y ’se coló’ o fue un hábil oportunista. De igual manera celebraban que no le pasara algo a algún niño.

‘La maratón no es una jornada habitual, se realiza un acto y después se pasa al aula a leer colectivamente‘, comentó a NORTE una de las docentes.

Hace tiempo que la puerta principal de la escuela no se puede abrir desde el exterior sin llave o de quien esté asignada a esa tarea, por lo que el ingreso es controlado.

Aunque la escuela, como tantos otros edificios públicos, no es ajena a la seguridad que con frecuencia es vulnerada: ‘Suelen romper hasta las rejas. Es más el daño que hacen, porque no hay nada qué robar‘, agrega la directora Mónica Paredes.