Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/179295

San Miguel del Monte: uno de los cuerpos tenía una bala y ya hay tres policías desafectados

Cuatro jóvenes murieron al estrellarse contra un acoplado en un confuso hecho. Testigos aseguran que la policía los perseguía a los tiros.

Cuatro jóvenes de entre 13 y 22 años murieron tras chocar el auto en el que viajaban contra el acoplado de un camión cuando eran perseguidos por un patrullero en la localidad bonaerense de San Miguel del Monte, y por el hecho desafectaron a los dos policías que iban en el móvil y al jefe de turno en la comisaría local.

En el marco de la investigación, desde el entorno de las víctimas afirmaron que uno de los policías involucrados efectuó disparos durante la persecución y eso hizo que los adolescentes pretendieran escapar, pero la versión fue desmentida por los efectivos, ante lo cual, la Justicia dispuso el secuestro de las armas para que sean cotejadas por peritos de la Gendarmería Nacional.

Al respecto, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, dijo esta tarde que si los policías no actuaron como corresponde les “caerá todo el peso de la ley”.

Según las fuentes, todo comenzó cerca de la 1 del lunes último, cuando cinco jóvenes a bordo de un Fiat Spazio gris chocaron contra un acoplado estacionado al costado de la ruta nacional 3, a la altura de San Miguel del Monte, unos 115 kilómetros al sur de la Ciudad de Buenos Aires.

Como consecuencia del impacto, murieron cuatro de los ocupantes, identificados por la Policía como Carlos Aníbal Suárez (22); Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) y Danilo Sansone (13), mientras que una adolescente de 13 años sufrió graves lesiones y quedó internada en el Hospital El Cruce de Florencio Varela.

Tras el hecho, familiares y vecinos de Monte responsabilizaron por el accidente a la policía, y realizaron una protesta, con cortes de calles en los que se registraron algunos incidentes contra efectivos de la comisaría local.

Durante esa manifestación, la agente Noemí Esther Baigorria recibió un golpe en la cabeza, por lo que fue trasladada a clínica porteña Fitz Roy, en la que fue intervenida por una fractura de cráneo y permanece internada en grave estado.

La investigación judicial se encuentra a cargo del fiscal Lisandro Damonte, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Cañuelas, quien, entre otras medidas, dispuso el análisis de las cámaras de seguridad.

En uno de los videos el momento se alcanza a ver a uno de los efectivos que saca el tronco superior de su cuerpo por la ventanilla de la camioneta policial que perseguía el Fiat Spazio de las víctimas y que en sus manos portaba un elemento que no se llega a distinguir.

Además, la primera autopsia reveló que una de las víctimas tiene un tiro en el glúteo, según informó el periodista Mauro Szeta. Los investigadores secuestraron el plomo y harán cotejo con armas secuestradas a los policías.

“La Policía informó que es una linterna, la gente aportó cartuchos e, incluso, hay testigos que dicen que han escuchado tiros”, dijo Ritondo y sostuvo que se utilizan herramientas tecnológicas para tratar de mejorar la calidad de las mismas ya que “la cámara no llega a reconocer si es una linterna o un arma”.

Por su parte, la intendenta de Monte, Sandra Mayol, dijo que acompañará el reclamo de justicia de las familias de las víctimas y que si los policías actuaron mal “la van a tener que pagar”.

A raíz de lo sucedido, el ministro Ritondo, a través de la Auditoría General de Asuntos Internos, dispuso la desafectación del subcomisario Julio Franco Micucci, el capitán Rubén Alberto García y el oficial Leonardo Daniel Ecilape.

Se trata del jefe de turno y los dos policías que iban en el patrullero que persiguió el Fiat de las víctimas, respectivamente.