Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/175173

“Una denuncia sin pruebas y el clamor social pesó en la fiscal para que sea detenido”, aseguró el abogado del joven acusado de acoso

Mario Almeida, abogado defensor de joven acusado de infringir una orden de restricción de acercamiento a su ex-novia, asegura que su cliente “se encuentra a disposición de lo que la Justicia requiera”, aunque sostuvo que la “detención y privación de la libertad que sufre en este momento es una violación al derecho de defensa o de contar con un elemento mínimo probatorio de delito, elementos que no existen en esta causa”.

El hecho trascendió luego de que Daiana Muniz, una joven de 21 años decidiera grabar y difundir un video contando su situación de víctima de un presunto acosador, asegurando que teme por su vida.

Daiana cuenta "su verdad" sobre lo sucedido con quien fuera su ex-novio, actual acusado de acosarla y de infringir una orden de restricción de acercamiento para con ella. 

tras la réplica que tuvo el video y el impacto en las redes sociales, la fiscal a cargo, Daniela Meiriño ordenó la inmediata detención del joven acusado. 

Mario Almeida, abogado defensor del joven, sostuvo que la fiscal “buscó el mal menor que es mantener la paz social, aunque esto sea vaya en contra del derecho que mi cliente jamás contó, que es contar mínimamente con algún elemento probatorio que demuestre su culpabilidad”.

“Se está creando una psicosis con este tema”, arremetió el abogado, quien insiste: “Muchos utilizan los medios y las redes pero se prestan algunas situaciones de abuso a través del escrache social”. De acuerdo a sus dichos, es esta fuerza social la que impulsó al a fiscal Meiriño a detener al joven acusado.

En este sentido, Almeida reiteró a la Justicia que “manejara la situación como corresponde,  escuchando a los involucrados, tanto a la supuesta víctima como a los denunciados”.

Respecto al estado de joven de 23 años, acusado de violar una orden de restricción, señaló que “esta angustiado y desesperado por la situación que le toca vivir, porque se encuentra injuriado y sin poder defenderse”.

El letrado asegura que “esta situación se fue degenerando de a poco en las redes sociales y terminó hoy en un pedido casi de linchamiento, de hacer justicia por mano propia, sin tener una prueba respecto a lo que la supuesta víctima dice en ese video”.

“No digo que mienta”, sostiene Almeida sobre la chica que denuncia públicamente a su ex-novio, aunque agregó: “muchas de esas cosas fueron rechazadas por la justicia en su momento, denuncia que ella dice que hizo, nunca llegaron a un fin procesal. Fue ella misma quien se negó a presentarse, e incluso se negó a hacerse los exámenes médicos para acreditar la violencia. Por esta razón muchas de las cosas que dice en el video no son ciertas, no son reales, hablando judicial y jurídicamente”.

“Otra cosa que me preocupa es que se tome partido tan rápidamente”, sostiene el letrado. “Si bien sabemos que hay casos de violencia que termina en casos fatales, solicito a las autoridades judiciales que extremen los recaudos procesales vigentes para ambas partes. Que no por un simple video que sale en las redes empiecen a tomar medidas judiciales. Ivo está predispuesto a presentarse ante la justicia cuando se lo requiera”, había dicho Almeida minutos antes de la detención del joven.

La versión del acusado

De acuerdo a lo relatado por su representante legal, Ivo asegura que tuvo una relación de noviazgo normal, que concluyó de común acuerdo entre junio y julio del 2018. “Desde ese momento no tuvo ningún otro contacto con ella. Supo de ella recién en diciembre del mismo año, donde ante una presentación judicial que ella habría hecho lo habrían citado a él a un juzgado de familia”.

“Nunca tuvo contacto con ella después de que rompieron. Más allá de algún mensaje de texto, pero situaciones de violencia física o de haberse encontrado en algún lugar, él me afirma y me confirma y tiene testigos de que nunca se presentó ante el domicilio de ella o en el lugar donde ella estuviere para amenazarla o amedrentarla de alguna manera”, relata el abogado.

Condena social

Respecto a la condena que no tardó en llegar fue la “social”. Almeida asegura que esta condena, generada a través de las redes y que se traslada hacia los niveles más físicos, es irreparable e irrecuperable. “El buen nombre de esa persona fue escrachado”.

“Lamentamos mucho que se llegue a esta situación de inmediatez y de condena sin ninguna prueba”, refutó el profesional.

“Hoy se está destruyendo a una persona, a la imagen de un joven de 23 años, donde su nombre está circulando en todos lados como un supuesto abusador violento y hasta donde inclusive tenemos entendido, esta supuesta orden de detención que habría hoy en contra de él, no es por ninguno de esos delitos, sino por una presunta desobediencia judicial a una orden de acercamiento”.

Las denuncias

De acuerdo a lo que sostiene Mario Almedia, son dos las denuncias que recibió su cliente. Una, fechada el 6 de noviembre donde el joven es acusado de acosarla, “denuncia que quedó trunca, ya que no hay elemento probatorio, no existe prueba que acredite lo que manifiesta. No hay testigos, no hay informe pericial, no hay fotos. Esta denuncia estaba por ser archivada porque no hay pruebas en el expediente”.

La segunda denuncia tiene fecha 14 de enero de 2019. “En la misma, la denunciante expone que se encuentra en la vía pública con él y que hubo un intercambio de palabras, sobre la que tampoco consta ningún elemento probatorio que lo involucre”.

Lo que el abogado insiste es en interpelar bajo qué motivo detiene al joven. “Con esa simple denuncia y el clamor social de las redes que se despertó tras el video de la acusada difundido, fue lo que impulsó la fiscal para ordenar la detención de mi cliente”.

Supongo que "ante la situación de exposición mediática y ante una posible levantamiento de la sociedad, eligió el mal menor de prevenir, por la situación que vive la argentina. Quiere que reine la paz social y prefirió violar los derechos de mi cliente, porque no existe ningún elemento probatorio que demuestra que lo denunciado tiene algo de veracidad”, refutó Almeida.

 

“Los dos expediente son acusaciones huérfanas”, exclamó el letrado.

 

Contrapartida por calumnias e injurias

El letrado señaló que “a quienes publiquen por redes sociales algún tipo de injuria y/o calumnia o fotografías del ahora acusado, que posterior al cumplimiento de las instancias procesales y presentación a su defensa, le pesará una contrapartida que es el resarcimiento civil contra las personas que lo hayan difamado. Esto ya lo hablamos con la familia de mi cliente y se realizarán las acciones legales correspondientes”, aseguró Almeida.