Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174162

La importancia de mejorar las tasas de vacunación

La aprobación en el Senado de la Nación de la actualización de la ley de vacunas para asegurar la obligatoriedad, promoción y exención impositiva de las vacunas integradas al calendario nacional, además de la creación del Registro Nacional de la Población Vacunada Digital, representa, sin dudas, una buena noticia.

Con el voto unánime de los miembros de la Cámara Alta del Congreso se logra así actualizar la ley nacional de vacunas, que estaba vigente desde el primer año del regreso de la democracia y que establecía para el calendario nacional la aplicación de solo seis vacunas obligatorias para menores de edad, mientras que ahora se extiende a 20 para todo el grupo familiar.

El nuevo marco normativo, además, prevé nuevos mecanismos de control y medidas tendientes a facilitar el acceso, el cumplimiento y el financiamiento de la vacunación gratuita y obligatoria, no solo en niños sino también en adultos. Este avance no es menor, ya que en los últimos años algunos movimientos autodenominados “antivacunas” generaron una peligrosa tendencia en distintos países a partir de familias que, en forma errónea, deciden no vacunar a sus hijos bajo el falso argumento de que detrás de las campañas de vacunación se esconden negocios de la industria farmacéutica.

Los hechos demuestran que las vacunas siguen siendo el arma más efectiva que tienen los sistemas de salud para prevenir enfermedades infectocontagiosas. Gracias a la vacunación de la mayoría de la población, en la actualidad muchas enfermedades se encuentran controladas y en algunos casos incluso fueron erradicadas, como es el caso de la viruela o el de la poliomielitis en naciones desarrolladas.

Pero la insistencia de quienes se oponen a las campañas de vacunación generó situaciones insólitas en algunos países. En California, Estados Unidos, por ejemplo, las autoridades sanitarias alertaron que en zonas con familias de alto poder adquisitivo se habían puesto de moda los movimientos antivacunas, y de esa manera localidades como Santa Mónica o Beverly Hills registraron en los últimos años menores índices de niños inmunizados, lo que tuvo como consecuencia la propagación de infecciones y virus que estaban desaparecidos.

La Organización Panamericana de la Salud no ocultó su preocupación por el fenómeno de las personas que rechazan el empleo de las vacunas como método de prevención. Según datos de ese organismo, desde enero y hasta el 23 de octubre pasado se denunciaron 8.091 casos de sarampión en el marco de una circulación endémica que provocó 85 muertes, en 11 países de la región de las Américas, encabezados por Venezuela (5.525 casos, con 73 fallecimientos registrados), Brasil (2.192 casos, con 12 fallecimientos) y Estados Unidos (142 casos).

En nuestro país, en tanto, entre la semana epidemiológica 11 y la 38 de este año se han registrado 14 casos. Ante este panorama, la actualización de la ley de vacunas en nuestro país es un paso adelante, sobre todo porque remarca la prevalencia que tiene la salud pública por sobre el interés particular, a la vez que destaca la necesidad de garantizar la disponibilidad de vacunas y servicios de vacunación, la participación de todos los sectores de la salud y la obligación del Estado de garantizar la compra de vacunas e insumos.

Otro de los aspectos para destacar del proyecto aprobado es que libera de impuestos internos a las vacunas y penaliza a integrantes del equipo de salud que contraindiquen vacunas del calendario o que falsifiquen certificados.

La iniciativa prevé además la creación del Registro Nacional de la Población Vacunada Digital, en el que se deben asentar los “datos de vacunación de cada uno de los habitantes de todas las jurisdicciones y subsistemas de salud”. Otros de los proyectos que el Senado convirtió en ley fue el de la creación de la Cédula Nacional Escolar, que generará un sistema digital de alertas sobre deserción escolar a partir del registro de ausencias reiteradas, falta de inscripción al ciclo anual o para rendir materias adeudadas.

Esta iniciativa está vinculada con la nueva ley de vacunas, ya que también dispone la creación de un registro de estudiantes que no hayan completado los controles sanitarios o el plan de vacunación. La sociedad debe tener presente que, para que una vacuna sea efectiva, la mayoría de la población tiene que estar protegida. Por eso es fundamental que las familias cumplan con las campañas promovidas por el sistema de salud, porque de esa manera se podrá disminuir la cantidad de personas susceptibles de padecer algunas enfermedades.