Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/168940
INFLACIÓN IMPARABLE

Supermercadistas advierten que los precios continuarán en aumento

Miguel Simons indicó que aún no se trasladaron los costos crecientes provocados por la devaluación. El 30% de los supermercados Pyme está muy complicado.

Los bolsillos de los chaqueños no tienen paz. Los vaivenes macroeconómicos que se plasmaron fundamentalmente en el aumento de la cotización del dólar y su consecuente impacto en combustibles e insumos básicos, generaron un impacto generalizado en los precios que aún no se ha visto en su total magnitud. 

Desde la cámara que nuclea a los supermercadistas estiman que los precios no se mantendrán estables en el corto plazo.

Así lo advirtió el vicepresidente de la Cámara de Supermercados, Almacenes y Afines del Chaco, Miguel Simons, quien afirmó que las nuevas actualizaciones son una realidad, aunque resta definir la “magnitud y el cronograma en que ese gran aumento de los costos llegue a los precios que se exhiben en las góndolas”.

El escenario para el sector es sumamente complejo. De hecho, un estudio realizado recientemente a nivel país indica que tres de cada diez supermercados pyme se encuentra en virtual situación de convocatoria de acreedores. “Son muchos los factores que influyen en esta situación, pero estamos muy preocupados porque trabajar sin rentabilidad, como estamos haciendo en la actualidad, genera mucho pesimismo cualquiera sea la actividad”, señaló.

ALZA CONSTANTE

El índice de inflación de junio publicado por el Indec, que trepó al 3,7% y fue el mayor de los últimos dos años, dejó expuesta la falta de pericia oficial para combatir este flagelo que golpea fuertemente los bolsillos de los asalariados y los sectores más postergados.

De todas maneras, para Simons este comportamiento de los precios continuará. “La inflación de junio es consecuencia directa de la fluctuación del precio del dólar, en este país donde cualquier cambio en la cotización de la moneda estadounidense se hace sentir”, apuntó el supermercadista y agregó: “Sin embargo, los precios todavía no acusaron todo el impacto, de hecho, si se hubiesen trasladado completamente los aumentos en los costos, la inflación debería haberse ubicado en el 7%”.

Así las cosas, las perspectivas no son las mejores para los consumidores. “Los precios se van a seguir moviendo, pero veremos cómo y cuándo se aplicarán las actualizaciones”, adelantó.

SIN RENTABILIDAD

El alza generalizada en los precios trae aparejada una caída en el consumo que afecta enormemente la actividad de los supermercados, en forma directamente proporcional al volumen de emprendimiento del que se trate, siempre teniendo en cuenta a los que se ajustan a la ley vigente. En este contexto, la información que manejan los empresarios denota que el 30% de los supermercados pymes se encuentra en “graves dificultades” e incluso en una situación de virtual “convocatoria de acreedores”.

Simons explicó que si bien en Resistencia no son muchos los comercios de estas características, los costos en permanente aumento hacen que se trabaje por estos días con “rentabilidad nula”. “Esto no quiere decir que no se gane dinero, sino que la inversión en reposición de productos y el pago de servicios es cada vez mayor”, puntualizó.

Para graficar, Simons comentó que un supermercado con cuatro empleados requiere 100.000 pesos por mes sólo para sueldos, a lo que hay que sumar todos los demás costos. “Para poder funcionar bien, hoy habría que obtener una ganancia diaria de 3.000 pesos, y eso está muy lejos de las posibilidades”, cerró.

Notas Relacionadas