Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/168321

El gran desafío de lograr que la producción se procese en el Chaco

El grueso de la cosecha se va en camiones, tren o barcazas. La instalación de industrias acomodaría los precios y permitiría pensar en desarrollo. La pregunta es: ¿quién está dispuesto a invertir?

SAENZ PEÑA (Agencia, por Hipólito Ruiz). Maíz, soja y girasol, en su mayoría, son los productos cosechados en tierra chaqueña que se van en camiones a los puertos. La mayoría, sin dejar valor agregado en esta provincia. El maíz, que los productores que diversificaron su producción lo utilizan para la cría de feed lot, marca alguna tendencia, pero el grueso de la cosecha se va en camiones, y una menor cantidad en tren y a través de barcazas. 

El Chaco produce un abanico importante de cultivos que generan producción que demanda inversiones para lograr dar manufactura la materia prima.

En el Chaco se han implantado193.980 hectáreas de maíz; 130.000 de trigo; 86.140 de sorgo; 655.100 de soja; 2.700 de garbanzos (cultivo que es la segunda campaña que se siembra); 121.642 de algodón y una estimación de 640.000 hectáreas de girasol. Es decir, un abanico importante de cultivos que generan producción que demanda inversiones para lograr dar manufactura la materia prima.

“Instalando una aceitera en nuestra querida provincia del Chaco se acomodan los precios enseguida. Procesando localmente las aproximadamente 700.000 toneladas producidas en Chaco se generará una competencia demandante más fiel a la realidad de precios”, opinó el productor de La Clotilde, Cristian Molnar. Fue más allá y dejó picando la pelota con esta pregunta: “¿Quién sería el que pondría tal inversión?”

Una necesidad, más que un anhelo

La fabricación de etanol, por ejemplo, es un anhelo y una necesidad. Es una herramienta para establecer la cadena de valor agregado, lo cual -como se sabe- permitirá pensar en el desarrollo. Es que el bioetanol se obtiene a partir de cultivos ricos en azúcares como la caña de azúcar o el maíz, éste último en este año tendrá en el Chaco una súper cosecha. Mediante un proceso de fermentación y posterior destilación, se logra este combustible.

La decisión política del gobernador, es instalar la fábrica de bioetanol en Pampa del Infierno. Y esto no es un capricho. Es ponerle valor agregado a miles de toneladas de maíz que se cosechan en la zona desde Avia Terai hasta Los Frentones, en lotes ubicados al sur y al norte de la ruta nacional 16.