Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/167084
Comía una hamburguesa y se lo llevaron para que “cante”

Tres policías de la comisaría Sexta fueron detenidos por presunta tortura y adulterar la moto de un joven

Un oficial y dos cabos que el día de los hechos se movilizaban en motos de la Comisaría Sexta, están acusados de usar “submarino seco” para que diga quién era el de una foto.

Tres efectivos policiales están presos luego de ser identificados por la supuesta víctima de torturas, en una rueda de reconocimiento ordenada por el fiscal especial penal de Derechos Humanos, Daniel Turraca. Las aprehensiones fueron primero las de los cabos y al día siguiente se concretó la de un oficial. 

La causa por supuestos excesos de parte de tres policías quedó en manos del fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, quien ordenó las detenciones. 

Según pudo saber NORTE, los hechos fueron el 2 de octubre de 2017, a las 20.30, en avenida Bogotá y calle 2, del barrio 10 de Mayo, en Resistencia. Ocho meses después, entre las medidas dispuestas, surgió la ronda de reconocimiento de los imputados.

Los detenidos son el cabo primero Víctor Pedro Raúl Baigorria, el cabo Pedro Darío Barrios y el último apresado, el oficial auxiliar José Francisco Del Río, quienes están alojados en la comisaría Segunda de la capital chaqueña.

Turraca los acusa de “torturas en calidad de coautores”, cuando se llevaron preso a Jonathan David Esquivel aquella noche de octubre del año pasado.

Los policías designaron sus respectivos abogados, con asistencia también del equipo de letrados que dispone la fuerza y se espera el acto indagatorio del oficial únicamente, ya que los dos cabos lo hicieron, por lo que el representante del Ministerio Público Fiscal tiene diez días hábiles para resolver si les dicta la prisión preventiva a los tres.

ENTRE GOLPES Y BOLSA EN LA CABEZA

El expediente Nº30290/2017-1 que se tramita en la fiscalía de Turraca, surge a partir de la denuncia de Esquivel. El 17 de octubre de 2017, según consta en la causa, a las 20.30, Baigorria, Del Río y Barrios, en motos de la comisaría Sexta del barrio Santa Inés, se desplazaron hasta avenida Bogotá y calle 2, del barrio 10 de Mayo, donde se acercaron hasta Esquivel quien se encontraba sentado en su moto Honda modelo Biz, con la patente colocada, y estacionada frente a un local de comidas, y le exhibieron una foto al joven.

De acuerdo en la instrucción judicial, los policías le dijeron si lo conocía y que entregue el arma calibre.32, lo que en las dos situaciones el denunciante, respondió no conocer a esa persona de la foto, y que tampoco tenía el arma.

Ante dichas respuestas, los policías golpearon a Equivel, lo hicieron arrodillar, y una vez esposado fue llevado hasta la comisaría en un móvil.  De acuerdo a lo que pudo constatar el fiscal, primero la persona es llevada hasta Sanidad Policial, y una vez en la dependencia comenzaron las sesiones de tortura. 

DESVANECIDO

Lo hacen arrodillar en una oficina, mirando hacia la pared, y nuevamente insisten sobre la foto y el arma. En cada momento, los tres policías que ahora están presos, le dijeron que tenía que “cantar” porque de lo contrario le iban a “limar” el motor de su moto.

La cosa pasó a mayores, cuando todavía en el piso, fue golpeado en la cara, y le pisaron los tobillos, declarando la víctima que el cabo primero Baigorria, le colocó una bolsa de polietileno color verde en su cabeza, lo que le produjo asfixia a punto de desvanecerse y pérdida de conocimiento en dos oportunidades. También mencionó que el cabo Barrios “me pegaba sopapos para reanimarme”. 

OTRA CAUSA MÁS POR CUERDA SEPARADA

Algo que surge de las pesquisas, es que el fiscal Daniel Turraca que investiga los apremios y tortura presuntamente ocurridas en una oficina de la comisaría Sexta, es que efectivamente el motor de la moto Honda, tiene el número borrado, pero consta en los registros  que Jonathan  Esquivel es real titular del rodado, por lo que será la fiscal de investigaciones que estaba en turno, Ingrid Wenner que deberá investigar otro posible delito cometido por los uniformados, a fin de justificar la detención del joven.

Temas en esta nota

Policía del Chaco abuso policial