Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/166231

Liga Naval Argentina, homenaje especial

Bajo este lema fundacional “Por una mayor conciencia marítima y fluvial”, se celebró el 10 de mayo el 85° Aniversario de la Liga Naval Argentina. Homenajearon a los submarinistas del ARA San Juan.

En conmemoración al 85° aniversario de la creación de la Liga Naval Argentina, este pasado jueves se realizó en Buenos Aires el acto central a bordo de la Fragata ARA Presidente Sarmiento. Estuvieron presentes el Prefecto General César Cuesta, Presidente de la Liga Naval Argentina; el Vicepresidente MNS Fernando Morales; el Sr. Jefe del Estado Mayor de la Armada y el Prefecto Nacional Naval; autoridades, socios e invitados especiales. 

Se hizo oficiar una misa en la Capilla Stella Maris en Puerto Madero, donde elevaron una oración para honrar a los 44 submarinistas del ARA San Juan, haciendo lo propio en todas las delegaciones del país. En Resistencia, se colocaron ofrendas florales al pie del busto del Almirante Brown y de la imagen de Nuestra Señora Stella Maris, patrona de los navegantes.

También, se ofició una misa en memoria de los socios fallecidos de la Delegación en el Chaco. La Liga Naval Argentina fue creada en 1933, es la institución de carácter civil más antigua del país dedicada al fomento y difusión de los intereses marítimos y fluviales.

Entre sus directivos y socios se encuentran hombres y mujeres provenientes de todas las ramas de la actividad marítima y fluvial. Así, como integrantes de la Armada Argentina y la Prefectura Naval, pasando por Cámaras Empresariales, gremios, profesionales vinculados con el quehacer marítimo, representantes del sector pesquero, portuario y de la Industria Naval, hasta cientos de ciudadanos que sienten la vocación por las cosas del mar, conforman y dan impulso a la Liga Naval.

La institución cuenta con delegaciones en diversos puntos del país, Chaco es una de ellas y cumple 35 años de actividad y presencia en la provincia, fue su impulsor y primer delegado el Prefecto Mayor José Domingo Soler.

Hoy, su hija Silvia Soler es delegada por la provincia, y comentó que “este año la ceremonia se enmarcó en la sobriedad propia del duelo que vivimos todos los argentinos por la desaparición del submarino ARA San Juan. Rendimos homenaje a los 44 submarinistas como héroes navales de nuestra patria, y nuestro respeto a sus familias”. 

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento.

En los últimos tiempos, en distintas situaciones que tienen que ver con el ámbito marítimo y fluvial naval como por ejemplo temas actuales de la Fragata Libertad y hechos derivados de la desaparición del submarino ARA San Juan, entre otros, “la Liga Naval Argentina es la referente nacional e internacional a la hora de evacuar consultas de medios de todo el mundo.

No solamente a través de sus directores o del presidente y vicepresidente de la Liga Naval sino que muchas veces las consultas refieren a quienes se puede recomendar para cada caso en especial. Siempre la Liga Naval colabora desinteresadamente, fiel a su función educadora, concientizadora y patriótica”, afirmó. Nos anticipó además, que “este año, nuestro país será nuevamente, como en 2010, sede de la asamblea anual de Fidalmar (Federación Internacional de Ligas Navales y Marítimas).

Se realizará en Buenos Aires y será un honor recibir a representantes de las delegaciones del mundo”. La Liga Naval Argentina integra y es miembro fundadora de Fidalmar, con asiento en Madrid (España), siendo sub sedes de esta organización Buenos Aires (Argentina) y Washington (EEUU).

Recordemos un pasaje histórico, allá por el año 1916, que tuvo por protagonista a un brillante exponente de la Armada Argentina, de profunda visión y clara inteligencia, el Almirante Segundo Storni, quien dictó una conferencia en los salones del diario ‘La Prensa’. Los conceptos de aquella disertación, muchos de ellos válidos aún en nuestros días, llamaron la atención de autoridades y personalidades del país.

A partir de entonces fue madurando la idea de crear jurídicamente una institución que se preocupara por los “Intereses Argentinos en el Mar”, título de la conferencia del Almirante Storni. Tanta fue su influencia que 17 años después se creó la Liga Naval Argentina, donde marinos y civiles pretendieron formar una opinión pública interesada en cuestiones marítimas. De allí surge su lema fundacional: “Por una mayor conciencia marítima y fluvial”.

LAS MUJERES

Ya formaban parte de la Armada Argentina en la década del 70, pero como empleadas civiles. En 1978 ingresaron 20 mujeres a la Escuela Nacional de Náutica dependiente de la Armada Argentina, las primeras en iniciar una carrera que las llevaría a integrar la tripulación de buques de todo tipo. 

Eliana María Krawczyk, primera submarinista en obtener el cargo de oficial, integrante de la dotación de los 44 marinos del ARA San Juan.

Luego se incorporarían a las escuelas de Suboficiales y de Oficiales de la Armada y de las otras fuerzas. Aunque no fue hasta febrero de 2015, cuando por primera vez una mujer comandó una embarcación de la Armada Argentina.

Se trata de la Teniente de Fragata Cecilia Di Carlo Vitoloni, es de la tercera promoción de mujeres que ingresó a la Escuela Naval Militar, que si bien ya tenía médicas, abogadas e ingenieras desde el año 1981, abrió las puertas en 2002 para que ellas puedan ser oficiales.

La Teniente de Fragata Cecilia Di Carlo Vitoloni, en el puente del ARA Cormorán.

La joven teniente da órdenes a una tripulación de hombres y mujeres. Comanda la lancha hidrográfica Cormorán, que navega en los ríos de La Plata, Uruguay, Paraná y Paraguay. Especialista en comunicaciones y oceanografía. Cuando obtuvo su despacho de guardiamarina, el primer cargo en la carrera en la Armada Argentina, pudo llegar a la Antártida.

Está casada con un compañero de promoción, que es teniente como ella, aunque no trabajan juntos, “porque la Armada manda a los matrimonios a la misma zona para no separarlos, pero nunca a un mismo destino, para evitar que estén en la misma cadena de mando”. Sin embargo, admitió que se le complica ser madre.

“Por ejemplo, no puedo estar embarcada en cuanto esté embarazada, lo que implica que puedo perder dos años de navegación y para quienes somos comando eso nos juega en contra; es un desafío aún”. Eliana María Krawczyk, la primera submarinista en obtener el cargo de oficial de la historia argentina, era la mujer integrante de la dotación de 44 marinos del ARA San Juan.

En 2008 egresó de la Escuela Naval Militar y ese año, hizo su viaje de instrucción a bordo de la fragata Libertad. Tras esa travesía de ocho meses se convenció de anotarse en el curso de submarinos y buceo de Mar del Plata. Así fue como se convirtió en una pionera en la actividad, la primera mujer submarinista de Sudamérica.

“Mi vocación por el mar y por la Armada nació con una publicidad, cuando estaba en Misiones en el año 2003. La vi por internet y me interesó, así que fui a la delegación en Posadas, me inscribí, y en 2004 ingresé. Cuando fui al submarino me gustó, me llamó mucho la atención y ahí decidí que iba a ser submarinista, y aparte quería ser la primera mujer”.s