Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/166199

La Semana de Mayo

Un grupo de patriotas con ideas revolucionarias se venían reuniendo en la jabonería, negocio de Hipólito Vieytes, en la casa de Rodríguez Peña y en la quinta de Mariano de Orma, gestando las ideas revolucionarias que culminarían saliendo a la luz el 25 de Mayo. Entre ellos estaban Belgrano, Saavedra, Rodríguez Peña, Alberti y Paso. El día 13 de mayo llegó al puerto de Montevideo una fragata inglesa que, entre otras cosas, traía periódicos en los que se informaba que Andalucía (en el Sur de España) había caído en poder de los franceses y se había disuelto la Junta, que gobernaba en nombre del Rey. Otra embarcación trajo las noticias a Buenos Aires.

La Semana de Mayo comienza el 18 porque, ese día de 1810 el virrey Cisneros publicó una proclama informando a los vecinos de la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, que el Consejo de Regencia de Cádiz en España, estaba por caer ante el avance de las tropas de Napoleón Bonaparte, emperador de Francia, quien tenía prisionero al rey de España, Fernando VII. –El Consejo de Regencia que había reemplazado a la disuelta Junta Central de Sevilla, no estaba reconocido oficialmente en América -. 

escolar.jpg

Como estaba muy próxima la ocupación de toda la península ibérica, hacía temer en Buenos Aires, por el futuro de los territorios españoles en nuestro continente, ya que, dueño de España, Napoleón Bonaparte pretendería también sus colonias.

Ante las inquietantes noticias llegadas de Europa, el virrey Cisneros recomendaba en su proclama a la población, que conservara la tranquilidad.

Su recomendación no fue oída porque los criollos comprendían la necesidad de actuar sin demora para prevenir las graves consecuencias de los sucesos europeos.

Los más valientes y decididos se reunieron para deliberar en secreto (como lo habían estado haciendo antes de esa fecha, en la casa de Miguel de Azcuénaga, en la quinta de Nicolás Rodríguez Peña y en la fábrica de jabón de Hipólito Vieytes).

escolar2.jpg

Resolvieron solicitar a las autoridades la urgente convocatoria del Cabildo Abierto o Congreso General de los principales vecinos de la ciudad. Cornelio Saavedra, Manuel Belgrano y Juan José Castelli fueron designados para entrevistar, con ese fin, a Juan José Lezica, alcalde de primer voto, y al síndico Julián de Leyva.

El virrey Cisneros trató de impedir el Cabildo Abierto, pero se vio obligado a autorizarlo ante la presión de los criollos.

18 DE MAYO Se realizó una reunión en la casa de Rodríguez Peña, donde se acordó pedirle a Cisneros que convocara a un Cabildo Abierto para tratar la nueva situación generada por lo sucedido en España (invadida por Napoleón). Cisneros intentó evitar esa reunión, pero terminó cediendo ante las presiones.

19 DE MAYO Los criollos piden a las autoridades que se les permita realizar un Cabildo Abierto para tratar la situación.

20 DE MAYO El virrey recibe a funcionarios del Cabildo, jefes militares y criollos, con quienes trata la convocatoria del Cabildo Abierto.

21 DE MAYO Algunos vecinos se reunieron en la Plaza Mayor para apoyar la solicitud del Cabildo Abierto. Se invita a través de esquelas a los principales vecinos para el día siguiente. No todos podían concurrir al Cabildo Abierto. Además de los comerciantes, militares e hijos de familias destacadas, los únicos autorizados eran los vecinos casados y residentes en Buenos Aires. En total no eran más de 250 personas.

22 DE MAYO A las 9 de la mañana comenzó la sesión. Habían sido invitados los vecinos más destacados. Se inició el debate, expusieron el escribano del Cabildo, el Obispo de Buenos Aires, varios españoles y criollos y por fin se decidió votar una propuesta concreta. Entre todas se apoyó la propuesta de Cornelio Saavedra: la cesación del Virrey y la delegación interina del mando en el Cabildo hasta la formación de una Junta que lo ejerciera sobre la base de la participación popular. Apoyaron esta opinión Castelli, Belgrano, Paso, Moreno y Rivadavia, pero se postergó el escrutinio hasta el día siguiente.

23 DE MAYO El recuento de los votos fue de 155 votos por la destitución del Virrey y 69 por su continuación en el mando. Una maniobra de los regidores del Cabildo, sin consultar al pueblo, forma una Junta Provisional presidida por el propio Virrey.

24 DE MAYO Jura una Junta de Gobierno presidida por el virrey e integrada por españoles y por dos criollos: Castelli y Saavedra. Es un día de indignación para el pueblo. Renuncian los miembros de la Junta y el virrey. El poder vuelve al Cabildo. Los patriotas decidieron presentar una lista con los nombres de las personas que debían integrar la nueva Junta de Gobierno y enviar a la brevedad una expedición militar al interior para comunicar las novedades. La destitución del Virrey se hizo pública a través de un bando por las calles de Buenos Aires.

25 DE MAYO Amaneció frío y lluvioso en Buenos Aires. Los vecinos, encabezados por Domingo French y Antonio Beruti, comenzaron a congregarse frente al Cabildo, movidos por los últimos acontecimientos.

Desde hora temprana los criollos se concentran en la Plaza Mayor y al ir pasando las horas sin ninguna noticia, gritan: “el pueblo quiere saber de qué se trata”. Mientras tanto, dentro del edificio, los cabildantes se reunieron y no aceptaron la renuncia de los miembros de la junta.

Entonces se decide convocar a las fuerzas armadas, pero éstas le niegan su apoyo al virrey. Se le pide la renuncia a Cisneros, pero éste no accede. Los criollos hacen una presentación para comunicar que, habiendo renunciado todos los integrantes de la Junta, el pueblo asumía la autoridad que hasta entonces tenía depositada en el Cabildo (Acta del 25 de mayo).

Seguidamente se dieron a conocer los nombres de quienes integrarían la Nueva Junta, que no era otra cosa que el Primer Gobierno Patrio de los argentinos y la decisión de enviar en el término de 15 días una expedición al interior (Acta del 25 de mayo).

A las tres de la tarde, los miembros del Primer Gobierno Patrio juraron desempeñar lealmente su cargo y conservar esta parte de América para el Rey Español Fernando VII, aunque el verdadero propósito de los patriotas era independizarse de España.