Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/159242

Paradise Papers: los paraísos fiscales de los ultrarricos quedaron al descubierto

Una inmensa nueva filtración de documentos financieros ha dejado al descubierto como los ultrarricos, incluyendo el patrimonio privado de la reina Isabel II, secretamente invierten vastas cantidades de dinero en centros financieros offshore, los popularmente llamados "paraísos fiscales".

El patrimonio privado de la Reina tenía una pequeña inversión en la cadena BrightHouse.

El secretario de comercio de Donald Trump aparece como accionista de una firma que hace negocios con rusos sancionados por Estados Unidos.

La filtración, bautizada como los Paradise Papers, contiene 13,4 millones de documentos, en su mayoría de una de las principales firmas de finanzas offshore.

¿Cómo y cuándo se inventaron los paraísos fiscales?

El programa de la BBC Panorama es parte de un grupo de casi 100 medios de comunicación que está investigando los documentos. Como sucedió con los Panamá Papers el año pasado, los documentos filtrados fueron obtenidos por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que se puso en contacto con el Consorcio internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), para que supervisara la investigación.

El legado de los Panamá Papers: ¿qué pasó después de la mayor filtración de documentos sobre paraísos fiscales de la historia?

Las revelaciones de este domingo son solo una pequeña parte de una semana de publicaciones que expondrán los arreglos fiscales y financieros de cientos de las personas y compañías mencionadas en los documentos, algunas con fuertes conexiones con Reino Unido.

Muchas de las historias se enfocan en cómo políticos, multinacionales, celebridades e individuos con mucho dinero usan complejas estructuras como fideicomisos, fundaciones y empresas fantasma para proteger su dinero de los funcionarios fiscales o esconder sus negocios detrás de un velo de secretismo.

4 grandes obstáculos que impiden la eliminación de los paraísos fiscales

La gran mayoría de los involucrados en las transacciones niegan haber cometido alguna ilegalidad.

Entre las historias publicadas este domingo también están:

Un asesor clave del primer ministro de Canadá ha sido vinculado a esquemas offshore que pueden haberle costado al país millones de dólares en impuestos, lo que amenaza con avergonzar a Justin Trudeau, quien ha hecho campaña a favor del cierre de paraísos fiscales.

Lord Ashcroft, un ex vicedirector e importante donante del Partido Conservador británico, puede haber ignorado las reglas sobre el manejo de sus inversiones offshore. Otro periódicos sugieren que retuvo el estatus de "no domiciliado" cuando pertenecía a la Cámara de los Lores, a pesar de reportes que indicaban se había convertido en residente permanente en Reino Unido para fines fiscales.

Cómo se plantearon dudas acerca del financiamiento de un importante accionista del equipo de fútbol inglés Everton FC.

Es posible que otros medios asociados cubran diferentes historias que afectan a sus regiones.

¿Cómo está involucrada la reina Isabel II?

Los Paradise Papers muestran que aproximadamente £10 millones (US$13 millones) del dinero privado de la Reina fueron invertidos en paraísos fiscales.

El dinero fue invertido en fondos en las Islas Caimán y Bermuda por el Ducado de Lancaster, que le proporciona un ingreso a la monarca y maneja inversiones de su patrimonio privado de £500 millones (más de US$650 millones).

No hay nada ilegal en las inversiones y ninguna sugerencia de que la Reina está evadiendo impuestos, pero se pueden plantear preguntas sobre por qué la monarca está invirtiendo en fondos offshore.

Hubo pequeñas inversiones en el negocio de "renta para alquilar" BrightHouse, que ha sido acusado de explotar a los más pobres, y la cadena de venta de bebidas alcohólicas Treshers, que luego quebró debiendo £17,5 millones (unos US$23 millones) en impuestos y causando la pérdida de casi 6.000 puestos de trabajo.

El Ducado dijo que no estuvo involucrado en las decisiones tomadas por los fondos y no hay nada que indique que la Reina tenía algún conocimiento de las inversiones específicas hechas en su nombre.

En el pasado, el Ducado ha dicho que le da "consideración continua a cualquiera de sus actos u omisiones que pudieran afectar negativamente la reputación" de la monarca, de la que se dice sigue con "bastante interés" las operaciones de su patrimonio.