Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/157857

Las pretensiones de Buenos Aires y el financiamiento previsional, los dos temas sensibles para las jurisdicciones

El ministro de Hacienda del Chaco, Cristian Ocampo, aseguró ayer que “hoy dos temas que son sensibles: El primero de ellos es la pretensión de la provincia Buenos Aires por el fondo del conurbano bonaerense.

“El reclamo puede obedecer a legítimas razones. Pero hoy los recursos los mismos y lo que perciba una jurisdicción se lo quitarán a otra. Es complejo porque muchas jurisdicciones tendrían un desfinanciamiento e incertidumbre porque afectarán futuros ejercicios”, afirmó.

“Nosotros presentamos el presupuesto provincia pensando en que no iba a variar el fondo de conurbano que so cambia podría hacer que el Chaco pierda hasta 4.000 millones de pesos”, comentó.

“Y la otra cuestión sensible es la atención a los sistemas previsionales de cajas no transferidas a la Nación que tiene su razón de ser y sustento. El reclamo de las provincias que que en su conjunto estamos aportando recursos para sostener el sistema previsional argentino, según nuestras estimaciones para 2018 aportaremos al sistema 300.002 millones de pesos, que es la cifra que se detrae del reparto de recursos para ser traslado al sistema previsional”, indicó.

“Por eso planteamos que si nosotros estamos financiando al sistema previsional por impuestos que dejamos de percibir es justo que tengamos, quienes no transferimos las cajas, una compensación por el déficit de nuestras cajas”, reveló.

“Pero no se trata de cualquier déficit sino que planteamos que se financie el equivalente. Es decir de acuerdo con la normativa nacional, que no implica armonizar, sino que implica tener un trato igualitario”, plantó.

Déficit falaz

“La Anses hizo una auditoria con resultados de 2010 y otra en 2016 cuyos resultados no fueron informados. Si recibimos anticipos a cuenta del déficit que se iba a calcular”, detalló. “Hablar de que las cajas no transferidas acumulan un rojo de 14.000 millones de pesos es falas porque no está determinado el déficit que se debe atender. Hay un pacto fiscal para financiar el sistema nacional y a las cajas, es una discusión compleja pero necesaria porque tenemos que tener un trato equivalente”, mencionó.

“Chaco aporta 9.000 millones de pesos a la masa de todas las provincias y si esos recursos no se transfieren a la Nación estaríamos cubriendo nuestro déficit”, explicó.

Techo presupuestario

Sobre el presupuesto chaqueño el ministro graficó que “contiene una estimación de nuestras erogaciones para el ejercicio 2018, que crecieron en un 13,33 por ciento más con respecto a las erogaciones presupuestadas para 2017”.

“Esto se explica por la proyección de recursos calculados en las pautas macrofiscales, que las determina el gobierno nacional, y nuestras estimaciones de recursos. También sumamos las transferencias de capital del gobierno nacional que componen los recursos de capital. En promedio crecerán un 13 por ciento, que se transforma en nuestro techo”, ilustró.

“Tenemos algunas partidas que son más significativas que otras. Por ejemplo ponemos una gran atención al suministro de insumos para salud o atendemos el sector educativo que lleva gran parte del presupuesto y tiene una participación más que significativa y sobre todo para salarios, que representa entre el 48 y 50 por ciento de las erogaciones”, informó.

“También se prevé la realización de obras y en menor medida hay trasferencia de capital del gobierno nacional donde hay una disminución para 2018, que no se encuentra cerrado porque el proyecto se debatirá luego de las elecciones donde será fundamental la tarea de nuestros legisladores nacionales e incluso los regionales si trabajan para el Nea. La región que nadie puede desconocer que es la más postergada y requiere mayor inversión en infraestructura para lograr un mayor desarrollo”, dijo.

“Contiene además una necesidad de financiamiento y salir de la situación de déficit que se produjo en 2016 pro una caída de la actividad en 2016, entre 10 y 13 puntos, y esa situación se sale de forma gradual sin hacer ajustes”, manifestó.

“Hay una ciudadanía atrás”

En tanto, el ministro expuso que “cerrar los números es una cuestión matemática. Restamos recursos en una partida y se retoma el equilibrio”. Pero advirtió que “detrás de esa ecuación tenemos a la ciudadanía que tener que atender”.

“Por lo tanto, entendemos que el camino es una optimización de nuestras erogaciones y gastos para converger al equilibrio. Esto está en nuestro plan, que lo trabajamos con el gobierno nacional y que transfiere los rusos para la provincia”, reveló.

“Es un presupuesto que contiene estaciones precisas de nuestras erogaciones con mucho realismo. La ejecución de recursos de 2017 estuvieron en línea con las pautas nacionales, con lo cual queda poco margen para crecer por sobre el presupuesto”, declaró.

“El costo de cada punto de aumento de la masa de salarios del Estado representa 300 millones de pesos y por eso tenemos que tener la mesura y prudencia para recomponer gradualmente los salarios de los trabajadores pero sin afectar la composición de las arcas provinciales”, expresó.

Igualar la inflación

El ministro admitió que “ante este panorama se busca que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo y buscan igualar el porcentaje de incremento de salarios con la inflación y lo hacemos con distintos mecanismos que nos permite ese cometido”.

“Es un año fiscal complicado como lo fue el 2016. El país tiene leve reactivaciones pero no es la actividad económica que hubo cuando el país crecía al 6 por ciento y se vía el dinamismo de la actividad en todos los sectores. Acá crecen determinados sectores partir de un cambio de divisas favorable”.

“Hay economías regionales afectadas y hay industrias con un mayor despliegue que otras y otras que aún están afectadas como la textil y la cárnica. El país está debitándose el futuro entre otra cosas las políticas monetarias estén en plena ejecución y esperamos que mejore pero los resultados están por verse”, finalizó.