Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/154857

Preocupación en la cooperativa frutihortícola por el aumento de competencia “desleal”

Sobre llovido, mojado. A las dificultades crecientes que imponen las políticas económicas que plancharon el consumo y la apertura indiscriminada de importaciones que atenta contra las economías regionales, la cooperativa frutihortícola debe enfrentar en los últimos meses el crecimiento de la competencia desleal que implica la radicación de emprendimientos financiados fronteras afuera de la provincia, que se radicaron en esa zona de la capital chaqueña.

Américo Barúa, presidente de la cooperativa frutihortícola, aseguró que corre peligro el funcionamiento del mayorista local.

La fuerte preocupación ante este más que complejo escenario fue expresada por el presidente de la cooperativa, Américo Barúa, quien en diálogo con NORTE advirtió que “si se sigue dando vía libre a este tipo de emprendimiento corre serios riesgos las continuidad del mercado mayorista”.

En forma directa e indirecta, son alrededor de 600 las familias que dependen de la Frutihortícola para subsistir. Este mayorista, sostenido por el esfuerzo de sus 170 socios cooperativistas, abastece a minoristas que comercializan frutas y verduras en toda la provincia del Chaco, norte de Santa Fe, sur de Formosa y una parte de la provincia de Corrientes.

Radicación ilegal

“Tenemos gente que se está instalando, en lugares tipo depósito y que vende productos como los que comercializa la cooperativa, desconociendo la ordenanza que establece una restricción de 300 metros a la redonda de los mercados mayoristas”, explicó Barúa.

La radicación de este tipo de emprendimientos conspira fuertemente con la actividad de los mayoristas, teniendo en cuenta que éstos cuentan con un horario de comercialización particular. “El libre juego de la oferta y a demanda hace que los clientes opten por otras alternativas”, detalló el referente de la frutihortícola y se quejó: “Parecería que la Municipalidad los autoriza, a pesar de la existencia de esa ordenanza”.

Hace poco menos de un mes, los cooperativistas tuvieron la posibilidad de plantear el reclamo ante el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, en una audiencia que se llevó a cabo en la sede comunal.

“A pesar del compromiso que asumió el Intendente, vemos que cada vez son más los comerciantes foráneos que se instalan en esa zona”, describió Barúa.

La cooperativa puso en marcha a la vez un trabajo articulado con el Concejo de Resistencia cuyo resultado fue la generación de una causa que se tramita en el Juzgado de Faltas Nº2, aunque por la feria judicial no ha tenido avances considerables durante los últimos días.

Panorama complejo

En conclusión, con estos elementos en la mano, Barúa indicó que “si esto sigue funcionando de esta manera y se sigue dando vía libre a este tipo de emprendimiento corre serios riesgos las continuidad del mercado mayorista”. En ese sentido, añadió: “En ningún lugar de país se permite que en la zona en que funciona un mercado mayorista puedan radicarse emprendimientos que puedan competir o perjudicar su actividad”.

Preocupa a la cooperativa frutihortícola la radicación en su zona de emprendimientos que complican su actividad.

En la zona, funcionarían alrededor de siete depósitos. Hay venta dentro de los predios y también en la calle. Los comerciantes provienen de Jujuy, Entre Ríos, Corrientes, y hasta algunos de Mendoza.

“No queremos que nadie pierda la posibilidad de trabajar, pero que lo hagan siguiendo las normas vigentes, que en Resistencia son similares a las que rigen en otras provincias”, concluyó Barúa.

La próxima semana, los socios de la frutihortícola realizarán una asamblea para analizar los pasos por seguir. Algunos consideran que el tiempo de esperar por una solución se está agotando, y ya piensan en la posibilidad de recurrir a las manifestaciones callejeras, con movilizaciones o interrupción del tránsito.