Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151842

Imputan a una joven de 19 años por el crimen a puñaladas de una adolescente de 16

Una joven de de 19 años fue imputada por el crimen de una adolescente de 16, a la que asesinó de varias puñaladas en el pueblo de Romang, en la zona norte de Santa Fe.

En tanto, la Justicia de la ciudad de Reconquista investiga la eventual participación de un grupo de niños en el hecho que habrían colaborado en forma activa en el crimen de la menor Leila Aldana, ocurrido el sábado último.

En los tribunales de Reconquista, el fiscal Rubén Martínez acusó a Damaris Priscila Zacarías, de 19 años, por el delito de ‘homicidio simple‘ y consideró que ‘el caso está resuelto y no hay dudas de quién mató a la adolescente‘.

Aunque la principal acusación recae sobre Zacarías, la Justicia investiga el rol de chicos de entre 10 y 12 años que habrían actuado activamente para concretar el asesinato.

Al menos dos de esos chicos ya fueron identificados y a la propia acusada se le podría agravar el delito que se le imputa por la participación de menores en el asesinato, que estaría relacionado con una venganza.

De acuerdo con la investigación realizada, el crimen que sacudió a la pequeña localidad del departamento de San Javier, de nueve mil habitantes, se produjo cuando Leila salía acababa de salir de una peluquería.

En ese momento, la chica fue interceptada por un grupo de niños, que lograron reducirla e inmovilizarla, para que después llegara Zacarías, con quien habría mantenido varias rencillas, y la apuñalara en varias ocasiones con un cuchillo.

La adolescente sufrió graves hemorragias pulmonares y murió mientras era asistida en un centro de salud cercano.

La Justicia dispuso una serie de medidas de protección para la familia de la imputada, sobre la que habrían caído una serie de amenazas, entre ellas la de incendiar la vivienda en la que reside.

En tanto, mientras se desarrollaba en Reconquista la audiencia imputativa, en el pueblo de Romang se llevaba a cabo una marcha hacia la comisaría local, donde los manifestantes entregaron un petitorio en el que, entre otros puntos, se pedía la expulsión del pueblo de la familia de Zacarías.