Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151795
La delincuencia no amedrenta

Raid delictivo terminó con ladrones en el hospital

SÁENZ PEÑA (Agencia) - La siesta de esta ciudad se vio alterada con la persecución que iniciaron varios patrulleros policiales contra dos delincuentes que acababan de robar una motocicleta a mano armada, aunque el raid llegó a su final abruptamente cuando los malhechores impactaron contra un vehículo y terminaron en el hospital.

La inseguridad no da tregua y la permanente presencia de vehículos de la Policía y Gendarmería en distintos sectores de la ciudad pareciera no amedrentar a los malvivientes. Cada vez son más osados y su aspecto da la sensación de estar fuera de sí, de que no están en sus cabales. Y en muchos casos queda comprobado con estudios de laboratorio.

Luego de haber robado a una mujer con arma de fuego, dos delincuentes terminaron su raid en la zona céntrica de Sáenz Peña al impactar contra un vehículo.

Lo de la siesta de ayer fue una clara muestra de lo “jugado” que están los delincuentes, que van por todo o nada. Y los hechos recientes demuestran que la vida del otro no tiene valor.

Sucedió con el homicidio del quinielero Edgardo Vega, o de la vecina Lilián Acosta del barrio Mariano Moreno, quienes fueron literalmente ultimados sin contemplación. Y recientemente lo padeció Quitilipi con la muerte del comerciante Cabral.

En este caso dos delincuentes, mayores de edad, robaron a mano armada una motocicleta a una mujer en proximidad del cementerio “San Juan XXIII”, a quien apuntaron con un revólver que sería de calibre 38.

De inmediato se dieron a la fuga y se inició una rápida persecución de personal policial de distintas dependencias. Quien se apropió del motovehículo lo abandonó en inmediaciones del barrio Aipo y huyeron ambos en una sola motocicleta.

El periplo llegó a la zona céntrica de la ciudad, y luego de tomar en contramano la calle Ameghino (24), en sentido norte-sur, impactaron contra un automóvil Renault Sandero que transitaba por López y Planes (21) hacia el este.

Como consecuencia de la colisión, los dos sujetos quedaron tendidos en la cinta asfáltica con lesiones varias y, a pesar de intentar darse a la fuga, la rápida intervención policial permitió inmovilizarlos.

El vehículo con el que chocaron derrapó y quedó sobre la vereda (en sentido inverso), luego de impactar contra un poste de madera.

Pedido de contemplación

Lo curioso del caso es que uno de los delincuentes que se hallaba esposado pedía contemplación porque la esposa que le había colocado la Policía “estaba muy apretada en su muñeca”.

Ante ello varios vecinos ofuscados lo increparon a viva voz reclamándole que “sus víctimas también piden contemplación y ustedes no la tienen”.

De inmediato arribó al lugar una ambulancia del Hospital 4 de Junio y fueron trasladados hasta la Guardia de Emergencia.

Allí una trabajadora que se desempeña en el área de Personal identificó a uno de los malvivientes como el responsable de haberla atacado días atrás.

El otro delincuente había recuperado hace pocos días su libertad, luego de purgar una condena.