Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151262

Toyota corrigió grave defecto de la Hilux europea

El año pasado la exitosa camioneta Toyota Hilux fue noticia en los medios especializados de Europa y el mundo por haber tenido un desempeño bochornoso en la denominada “prueba del alce”. La prueba del alce es una maniobra de esquive que sirve para evaluar el comportamiento de un vehículo y su estabilidad ante un cambio brusco de trayectoria como si se esquivase un animal sobre una ruta.

En una prueba del alce llevada a cabo por Teknikens Värld – una prestigiosa revista sueca de motor – el año pasado, la Hilux estuvo a punto de volcar, circulando durante unos metros a dos ruedas. Esta enorme pérdida de estabilidad longitudinal en una prueba estándar de esquiva descargó sobre Toyota una gran cantidad de críticas, llegándose incluso a pedir la suspensión de las ventas por parte de algunos medios. 

El susto de los periodistas de Teknikens Värld cuando intentaron la “maniobra del alce” el año pasado a bordo de una Toyota Hilux europea. Por poco el vehículo se salvó de volcar en un extraño e inesperado comportamiento.

Unos meses después, la empresa  corrigió el problema introduciendo una serie de modificaciones para que este problema no vuelva a repetirse. El editor jefe de Teknikens Värld se fue en persona a las instalaciones de IDIADA (Instituto de Investigación Aplicada a Automotores) una empresa multinacional que proporciona servicios de diseño, ingeniería, pruebas y homologación para la industria del automóvil nacida en España en 1971 y que en la actualidad cuenta con más de 2.000 empleados en 23 países. – en Tarragona, España – para acompañar a Toyota en la puesta a punto de la Hilux.

La prueba bajo condiciones establecidas por el Instituto de Investigación Aplicada a Automotores demuestra el comportamiento de la Hilux a la misma velocidad en que casi vuelca unos meses atrás.

El objetivo de Toyota era que este comportamiento tan peligroso jamás volviera a repetirse. Según el vídeo publicado por la revista sueca, Toyota ha centrado sus esfuerzos en una reprogramación del control de estabilidad.

Del vídeo se desprende que el sistema es ahora más sensible a los movimientos de la carrocería del vehículo, y entre en funcionamiento de manera menos brusca. La diferencia de resultados con respecto a la anterior prueba es simplemente abismal. Ahora los movimientos de carrocería de la Toyota Hilux son más moderados, e incluso a 67 km/h – la velocidad más alta a la que esta prueba se ha intentado – ninguna rueda se ha levantado del suelo. Toyota también habría modificado las presiones recomendadas de inflado de los neumáticos. 

En la prueba realizada en el IDIADA se vio la presencia de una Ford Ranger utilizada por Toyota para comparar el desempeño de la Hilux tras las modificaciones recomendadas por los ingenieros del instituto.

Según el redactor de Teknikens Värld, la prueba se realizó bastantes veces sin detectarse ningún comportamiento anómalo en la pick-up. Sólo comenta la escasa retroalimentación de la dirección durante la prueba, pero eso es una crítica que también se puede encontrar en rivales de la competencia y muchos otros coches. En el vídeo también se puede apreciar la presencia de una Ford Ranger (la pick upo más vendida en Europa)  que Toyota llevó al instituto IDIADA para estudiar sus reacciones y comportamiento.. Estas modificaciones ya se equipan en todas las Toyota Hilux – sólo eran necesarias en las versiones de cabina doble – del mercado europeo.

En Argentina hasta ahora no se hizo ningún comentario oficial sobre el comportamiento de la camioneta fabricada en Zárate ni tampoco trascendieron quejas o informes de mala actitud del chassis en situaciones de emergencia como las que se plantean en la “prueba del Alce”.