Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151252

Reclaman trabajo luego del cierre de dos prostíbulos

Un grupo de alrededor de 30 mujeres reclama trabajo tras el cierre de dos prostíbulos de la ciudad de Neuquén, luego de una serie de allanamientos en los dos prostíbulos por denuncias sobre presunta trata de personas.

Así lo denunció este martes Georgina Orellano, secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) junto a Teresa Godoy, titular de la organización a nivel regional, en una charla que se llevó a cabo en la sede del Partido Justicialista de Neuquén.

Durante la charla, Godoy hizo mención a los procedimientos de la Justicia Federal que se realizaron en dos prostíbulos hace unos meses, además, aseguró que se encuentran recorriendo las instituciones judiciales para intentar levantar las medidas legales que imposibilitan seguir con la actividad.

Por su parte, Orellano detalló que la provincia es una de las pocas de la Patagonia donde ‘las trabajadoras sexuales se encuentran organizadas‘, aunque desde el Estado se ejercen políticas públicas prohibicionistas, publica LM Neuquén.

En ese sentido, nombró las ordenanzas que prohíben la instalación de comercios o casas para ser utilizados como prostíbulos, situación que no tiene en cuenta las condiciones climáticas de la región, que entorpece el trabajo de muchas mujeres que deciden salir a la calle. Por otro lado, cuestionó la falta de seguimiento judicial de los allanamientos, ya que nadie habla de lo que pasa luego de la clausura.

‘En Neuquén, ha habido muchos procedimientos, pero no hay ninguna condena por trata de personas‘, manifestó Orellano, quien también criticó algunas de las políticas antitrata. ‘No hay seguimiento de las víctimas que son rescatadas, el Estado no sabe qué pasa con esas mujeres, ni sabemos qué políticas o programas de contención existen en la actualidad‘, concluyó.

La Policía Federal allanó un prostíbulo en el Bajo donde, según informó, rescataron a cinco mujeres víctimas de trata. Fue el pasado 20 de marzo en una casa ubicada en calle Tierra del Fuego. Orellano y Godoy cuestionaron el procedimiento, ya que allí ‘se desempeñan mujeres que optaron por la actividad‘.