Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151198

Hoy darán la sentencia por una presunta violación de domicilio

El tribunal unipersonal del Juzgado Correccional Nº 3 de Resistencia, a cargo de Víctor Lucazevich, dará a conocer hoy, la sentencia de la causa iniciada contra Armando Jara por presunta violación de domicilio. El joven había sido denunciado por intentar ingresar a la vivienda situada en avenida Lavalle 141 de donde fueron desalojados luego de habitar 31 años.

En una audiencia prevista para hoy, a las 12, en el Juzgado Correccional Nº 3, en Córdoba 115, está previsto la lectura, por secretaría, de la sentencia contra Jara acusado de una presunta violación de domicilio. La causa está caratulada Jara Armando s/violación de domicilio. Expediente Nº 18296/2014-1. 

La vivienda de la polémica que terminó en la justicia para determinar si hubo violación de domicilio de parte de uno de los exocupantes.

El viernes 31 de marzo, se realizó el juicio donde expusieron testigos y el acusado. La fiscal Liliana Irala en su alegato pidió un año y dos meses de prisión en tanto que la defensa, a cargo de Inés Pilmayquen Reina reclamó la absolución.

El caso

Durante la gran inundación de 1982, Armando Feliciano Jara vivía en Villa Río Negro y su vivienda fue invadida por el agua. Un día, averiguando quien era el dueño de un terreno de avenida Lavalle 141, supo que el inmueble le pertencía a Juan Carlos Anadón. Logró ubicarlo y le expuso su angustiante situación. Anadón lo autorizó a ocupar el terreno y Jara comenzó a construir una pieza para albergar a su señora y su pequeña hija.

“Mi hijos tienen todo. No lo necesitan”, le había comentado Anadón a don Feliciano Jara.

Armando, que hoy tiene unos 30 años, no nacía aún. Para instalarse en el predio tuvieron que pedir a unos linyeras que se vayan. Poco a poco fueron construyendo la vivienda.

En el 2010 falleció Anadón y su hija comenzó una batalla judicial para recuperar el terreno. Las actuaciones se iniciaron en el Juzgado Civil y Comercial Nº 13. Don Jara al recibir la demanda de desalojo, contrató los servicios del abogado José Antonio Insaurralde para comience un trámite de prescripción. Pasó el tiempo y la justicia dispuso que en julio de 2013 Jara y su familia dejen el  inmueble. La situación le generó un quebranto en la salud de Jara. Una afección cardíaca lo dejó postrado. Sus hijos tomaron las gestiones y cuestionaron al abogado Insaurralde por mal desempeño de sus funciones y le quitaron el caso.

En junio de 2014 se concretó el desalojo. Pero, la familia Jara hacía varios días que abandonó el lugar. Ese día, para cumplir con la orden judicial, se realizó un gran despliegue policial. En la casa había quedado una computadora de Jara, estudiante de la carrera de bioquímica, quien pretendió retirar su equipo y lo detuvieron. Lo acusaron de violación de domicilio, de cortar un candado con una amoladora, cuando no podía hacer uso de la herramienta sino contaba con el suministro de electricidad. También le imputaron  de pretender atropellar con una moto a unos policías. Armando Jara reiteró en más de una oportunidad que nunca tuvo moto ni carné de conductor situación lo podían corroborar con los registros que lleva la Municipalidad. El caso, en su momento, tuvo gran repercusión en la prensa local.