Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/149931

Colonia Popular: concejala y empleada municipal denuncian más casos de persecución laboral

La edila por la UCR, Mariela Soto junto a Mirtha Barnes, empleada municipal y Yamila Mourglia, extrabajadora, denunciaron la continuidad del hostigamiento, persecución laboral y política por parte del secretario de Gobierno y de Economía del municipio a cargo de Juan Carlos Plozzer.

Mirtha Barnes, empleada municipal junto a la concejala Mariela Soto y trabajadora despedida, Yamila Mourglia en la redacción de NORTE. 

La concejala por la UCR en Colonia Popular, Mariela Soto se presentó nuevamente en la redacción de NORTE, para denunciar más casos de persecución laboral, política y hostigamiento al personal de planta del municipio por parte del Gabinete que dirige el intendente, Juan Carlos Plozzer.

Soto acompañó a Mirtha Elena Barnes-DNI 31.570.328- quien se desempeña como empleada administrativa de la comuna hace 10 años y a Heidi Yamila Mourglia-DNI-27.990.082-quien fue despedida el año pasado después de 9 años de trabajo como contratada.

Hostigamiento y persecución laboral

Barnes radicó el lunes una denuncia ante la Comisaría de Puerto Tirol contra el secretario de Gobierno, Juan Carlos Pértile, debido a que “viene sufriendo maltrato laboral y persecución política” constante. El último episodio tuvo que ver con la exigencia del funcionario municipal quien le exigió a la empleada administrativa que realice trabajos de “limpieza de los baños, los vidrios de la municipalidad o limpieza de calle”. La mujer se negó a cumplir con esta orden y le aclaró al funcionario que sus tareas son administrativas.

“En otras oportunidades ya me quisieron cambiar mis funciones. Mi abogado ya le respondió que eso no me corresponde. Antes por lo menos te notificaban pero ahora vienen y te patotean”, planteó Barnes.

Temor a suspensiones

El pasado lunes 13 de marzo NORTE se hizo eco de la primera denuncia pública por “abuso de autoridad” y “persecución política” por parte de José Adolfo Cabrera, empleado administrativo municipal quien también estuvo acompañado de la concejala Soto.

El trabajador relató que hace dos años “es hostigado junto a otros empleados por parte del intendente”. Luego de esta publicación, Cabrera fue suspendido por 60 días sin goce de haberes sin motivos que justifiquen esta decisión.

Barnes, que es mamá de dos bebés mellizos, dijo que después de la suspensión a su compañero de área, teme que su caso tenga el mismo resultado.

“El abogado dice que ellos me van a decir una y otra vez que tengo que hacer ese trabajo. Si yo desobedezco me van a suspender por desobediencia. Por eso fui e hice la denuncia porque a toda costa buscan echarnos y nos amenazan diciéndonos que vos tenemos que hacer lo que nos dicen, sino ya sabemos lo que nos espera”.

Abuso de autoridad

Mariela Soto denunció que esta situación responde a un “abuso de autoridad” ejercida por el jefe comunal, Juan Carlos Plozzer y parte de su Gabinete. Entre ellos, el secretario de Gobierno, Juan Carlos Pértile; el secretario de Economía, Gabriel Benítez y la secretaria y delegada del Insssep, Paola Leguizamón.

“El que no piensa como el intendente, si lo hace público lo despide”, aseguró la edila por la UCR, partido al que Plozzer perteneció por 20 años pero al que abandonó para pasar a las filas del peronismo en las últimas elecciones provinciales. En éste contexto, Soto citó el despido de Yamila Mourglia, a quienes después de 9 años de trabajo como contratada la despidieron y a pesar de una resolución judicial, todavía no la reincorporaron a su puesto. “Acá está el claro ejemplo: habló y la despidieron. Entonces parece que lo que queda es callarse la boca”, aseveró.

Quita de derechos

Entre el relató de Barnes y Soto se desprende una situación de suma gravedad y obedece al manejo de la obra social del Insssep, a cargo de la delegada en la localidad, Paola Leguizamón.

Según denunciaron, en el embarazo, Barnes debió enfrentar varias suspensiones de la cobertura, en un claro manejo autoritario por parte de la delegada. Por si fuera poco, tras el nacimiento de los bebés la situación empeoró ya que la funcionaria les negó el Plan Materno Infantil- que es una obligación de las obras sociales- y además la cobertura. “Hasta que nacieron mis hijos. Los llevaba al pediatra y me decían que los nenes no tienen cobertura. Así que tenía que ir de nuevo con la tipa y pedirle que me levante la obra social. Cansadas del manoseo, fuimos al Insssep, realizamos la denuncia correspondiente y ahí nos enteramos que la mujer había dicho que yo di en adopción a mis hijos, por eso les habían sacado la obra social y tampoco les daban la leche”, señaló.

A pesar de estas denuncias, la mujer sigue a cargo de la obra social y cometiendo nuevos atropellos contra empleados de la municipalidad de Popular.