Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/149454

La apertura del mercado aerocomercial sumaría los vuelos a Resistencia de Avianca y Fly Bondi

Las empresas de bajo costo que tienen a Resistencia como destino son Avianca  y Fly Bondi que sumaran a los vuelos de Aerolíneas Argentinas y que llegan y vuelven a Buenos Aires. La empresa colombiana aún está involucrada en un caso judicial por supuestos conflictos de intereses aerocomerciales  con la familia del presidente Mauricio Macri y su confirmación está en suspenso  mientras la otra firma podrá hacerlo cuando complete la documentación técnica sobre sus aeronaves y otras obligaciones.

Esto se enmarca en el plan aerocomercial del gobierno nacional que  otorgó 135 nuevas rutas que implican 191 nuevas conexiones nacionales y 87 internacionales con el objetivo duplicar la cantidad de pasajeros en 2019 con las empresas American Jet, Andes y Alas del Sur. El gobernador Domingo Peppo pidió al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich que Presidencia Roque Sáenz Peña sea incorporada como conexión aérea.

         Si se confirma la continuidad de Avianca, que tendrá de centro de operaciones en Tucumán, habrá posibilidades de interconexión directa con esa ciudad, Posadas e Iguazú. A su vez desde Tucumán se programaron vuelos a Salta, Rosario, Santiago del Estero, Catamarca, Córdoba, San Juan y Mendoza a distintos precios que en los papeles aparecen ahora como competitivos.

El plan

El presidente Macri prometió cuna “revolución aerocomercial” con la  aspira a duplicar la cantidad de pasajeros en los próximos tres años, desde los 10 millones actuales hasta 22 millones, a partir de un programa que dijo tiene como ejes el fortalecimiento de Aerolíneas Argentinas, el ingreso de nuevas líneas aéreas y la mejora de la infraestructura aeroportuaria.

En el gobierno destacaron que el servicio de cabotaje va a mejorar la conectividad de las provincias con los nuevos destinos a partir de las bases de operaciones en Córdoba, Neuquén y Salta que fueron aprobadas por la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac).

         En los papeles que circularon en Casa Rosada se sostuvo que 4 millones de viajeros podrán ser absorbidos por la empresa de bandera Aerolíneas Argentinas con más aviones y mejorando la ocupación, lo que le dará un crecimiento del 48 por ciento.

         Con American Jet, Andes, Alas del Sur, Avianca y Fly Bondi se planea

 cubrir los 8 millones de pasajeros adicionales junto al mejoramiento de la infraestructura aeroportuaria que el mismo presidente admitió tiene

“serios problemas” y con terminales “fuera de las normas de seguridad”.

Con ese objetivo se dijo que puso en marcha “una inversión de 22.000 millones de pesos en 19 aeropuertos” y que “sumados a los más de 1.000 millones de dólares que las empresas presentadas en la audiencia van a invertir, estamos hablando de 40.000 millones de pesos de inversión y van a generar unos 25.000 puestos de trabajo en esta industria”,  dijo el presidente.

El derecho a explotación de las nuevas rutas se dará por 15 años y no implican exclusividad, en tanto que la operación de cada una dependerá de diversos factores: la capacidad de las aerolíneas de contar con las aeronaves, presentar manual de operaciones y conseguir pilotos, azafatas, entre otros requisitos que establece la legislación.

En la justicia

El lunes el gobierno informó que no aprobará la autorización para que la línea aérea Avianca opere rutas de cabotaje en el país hasta tanto se  supere la instancia judicial debido a que la compañía colombiana adquirió en 2016 la empresa Macair Jet al Grupo Macri.

A principios de diciembre del año pasado, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y el CEO de Avianca, Germán Efromovich, firmaron un convenio para que la aerolínea colombiana invierta 80 millones de dólares en infraestructura para realizar más de 26 vuelos diarios a distintos destinos.

En el acto realizado el lunes en Casa Rosada donde Macri lanzó el plan aerocomercial para duplicar la cantidad de pasajeros al 2019 el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, dijo la aprobación del caso de la Aerolínea Avianca fue suspendida “por decisión del Presidente y para prevenir eventuales conflictos de intereses”.

         En medio de un ya muy gran entramado judicial está Carlos Colunga, el renunciante ex CEO de la Macair Jet, la línea aérea de la familia Macri que la semana pasada dijo al diario Perfil que junto a su hijo Diego, también parte del mercado aerocomercial se preparaban para un contraataque.

“Voy a presentar una demanda para terminar con esto”, se publicó el sábado en la edición de papel de ese diario y en la revista Noticias se señaló que había presentado su renuncia y que su futuro sería decidido en los próximos días por Efromovich cuando vuelva a nuestro país.

El interés de Avianca en participar del negocio aéreo argentino generó críticas al y denuncias judiciales debido a la vinculación comercial con el Grupo Macri, lo que motivó la imputación al presidente por parte del fiscal en lo Criminal y Correccional Federal, Jorge Di Lello.

 La denuncia promovida por los diputados del Frente para la Victoria, Rodolfo Tailhade y Juan Cabandié alcanza a Franco Macri como titular de la empresa SIDECO; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; Efromovich y Colunga; el director de Logística de la Nación, Carlos Cobas, quien fue socio de los Colunga, padre e hijo,  en Patagonia Flight Service y AJS Jet.

Carlos Colunga era Ceo de Macair Jet y Cobas su operador cuando la empresa de los Macri operaba Aerochaco, la empresa que reflotó el entonces gobernador Jorge Capitanich con vuelos a Buenos Aires partiendo desde Sáenz Peña y pasando por Resistencia hasta que por distintas razones se dejó operar.

El 5 de noviembre de 2008 se llevaron a cabo dos vuelos inaugurales: uno partió desde el Aeroparque Jorge Newbery y otro desde el aeropuerto de Presidencia Roque Sáenz Peña con destino a Resistencia.

En marzo de 2010 Aerochaco firmó un acuerdo de cooperación y comercialización con Aerolíneas Argentinas SA, Austral Líneas Aéreas y la Secretaría de Transportes de la Nación. Luego de la estatización Aerolíneas la operación de Aerochaco perdió apoyo nacional y fue reduciendo servicios hasta cancelarlos en mayo de 2013.

Notas Relacionadas