Paraje Nueva Población: una prueba de amor, adoración y respeto