Los Oscar, barbijos y distancia social