Rodolfo Insaurralde: el hiperrealismo en su propio atelier