Los diamantes, gemas de asombroso y perenne brillo