Temas de hoy: Chaco y Corrientes pandemia coronavirus en Chaco Pago de salarios Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188544

¿Qué pasó con el tronco más famoso de Resistencia?

Varios lectores de NORTE hicieron llegar la inquietud. De repente la tradicional pieza “desapareció” de la Plaza 25 de Mayo.

Desde hace varios días circula una preocupación entre los vecinos de Resistencia. Y es que una pieza clásica y vistosa del centro de la ciudad de repente desapareció.

Se trata del tronco que se convirtió en una particular obra de arte, porque su autor lo “incrustó” en uno de los bancos ubicados alrededor del monumento del general San Martín. 

Lo cierto es que la obra se convirtió en una postal clásica de la Plaza 25 de Mayo, y su repentina ausencia produjo que muchos se asustaran sobre su destino. Por eso, NORTE indagó al respecto de lo ocurrido y puede llevar tranquilidad a los vecinos: La obra se encuentra en restauración, y pronto volverá a instalarse.

Según comentaron desde la Fundación Urunday a este medio, a raíz del paso del tiempo el banco que sostiene el tronco estaba presentando algunos daños estructurales en la base, por lo que decidieron “extraer la obra, realizar una nueva base y reacondicionar la estructura”. Así, en unos días, esperan, “volveremos a instalarla”. Esto puede ser en dos semanas o un poco más. 

TRONCO (2).JPG
La obra de Daniel Peralta con el tiempo se convirtió en un símbolo de la ciudad. En los últimos días su “desaparición” despertó temores, pero todo tiene una explicación.

La ocasión sirve para recordar un poco la historia de esta obra. Hay que remontarse nada menos que a 1991, cuando se realizaba un Concurso Internacional de Escultura en madera en la plaza central, en los primeros años de lo que sería nuestra tradicional Bienal Internacional.

El autor de la pieza era Daniel Peralta, un participante de origen chileno-israelí que sorprendió a todos cuando desarmó el banco, cortó unas partes específicas del pedazo de tronco, y volvió a armar el banco enganchándolo en los tajos realizados. Su técnica despertó diversas especulaciones, y algunos recuerdan que Peralta en verdad se pasó aquellos días conociendo la ciudad y haciendo amigos, y que sobre el final del certamen, con el tiempo límite, improvisó su arte dejando una instalación como legado permanente para Resistencia.