Temas de hoy: 30ª Fiesta Nacional del Chamamé Alberto Nisman Jorge Bernal Pato Silva Carlos Verza
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187511

Provincia aguarda precisiones para definir el aumento en el transporte

La tarifa del boleto estaría entre los 25 y 27 pesos.

subsidio.jpg

Señalan que es imposible acompañar el congelamiento que dispuso la Nación para Buenos Aires. Se esperan certezas sobre las compensaciones que girará la Casa Rosada a las provincias para definir las subas.
“Tranquilizar la economía” es el término que utiliza el presidente Alberto Fernández para sintetizar las primeras medidas de su gestión que apuntan a que las tarifas de servicios públicos no aumenten y con ello que tengan el consecuente rebote en la suba del costo de vida.
Así, la Casa Rosada incluyó hace días al transporte público en el lote que incluía al gas, la energía y decidió mantener los valores por viaje durante 120 días para todo lo que sea el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a la par de “invitar” a las jurisdicciones provinciales y municipales a una decisión en igual sentido.

cole.jpg

En Chaco, desde el gobernador, Jorge Capitanich, hasta autoridades del área como representantes de la comuna capitalina señalan que será imposible definir una medida similar para que se aplique aquí porque el esfuerzo que debería hacer el Estado es muy grande en términos de compensación a concesionarios.
Ahora, determinar cuál será la suba que regirá y desde cuándo en el área metropolitana por el momento es difícil de precisar, pero sí existen estimaciones que ubicarían el valor bastante por debajo de lo que se expuso en la última audiencia, aunque no por ello dejará de representar otro golpe al bolsillo.
Actualmente, el usuario abona 17 pesos por viaje tanto en las líneas que solo circulan por Resistencia como las que hacen el recorrido del área metropolitana y a ello el Estado le agrega dos pesos en concepto de compensación adicional por lo que en la práctica el pasaje está 19 pesos.
En la última audiencia pública, desde el Ejecutivo provincial y el municipio de Resistencia habían calculado que una tarifa que prácticamente no tenga compensaciones llevaba a $ 44,91 el valor por viaje en el Gran Resistencia mientras que a $ 36,16 para las líneas que transitan solamente la capital provincial. Se trata de cifras que asustan pero que fueron hechas en pleno recambio de autoridades y de gestión y mirada política fundamentalmente desde la Nación para incidir en un programa de subsidios.


VALORES

Con la certeza de que el aumento es inevitable, autoridades provinciales esperan una convocatoria de Nación para analizar un esquema de aportes en los próximos días y así fijar la tarifa, pero de no darse este encuentro entienden que deberán aguardar hasta marzo, mes en el que se espera que la Casa Rosada envíe al Congreso el proyecto de Presupuesto que reformulará y con ello se despejen las dudas.
Es que la actual gestión desestimó la iniciativa que envió el macrismo, prorrogó el actual plan de gastos y recursos y en el tercer mes del año enviaría su iniciativa la que fijará el destino de los recursos y allí se espera que como ocurrieó con el AMBA se aporte también al interior provincial para que el impacto en la tarifa no sea elevado.
Ahora, bien si se tiene como último antecedente el programa de subsidios provinciales Chaco Subsidia por el cual Provincia destinaba poco más de $ 60 millones mensuales para el transporte y si esa cifra actualiza su valor ya sea con recursos del Estado chaqueño, la Nación o una combinación de ambos, las estimaciones que existen ubican el valor del pasaje entre 25 y 27 pesos.
Una cifra por encima de estos números generaría un malestar generalizado en la ciudadanía y no sería consecuente con el mensaje del Estado de atenuar el golpe al bolsillo del usuario.


CONCESIONARIOS

Del lado de los empresarios, la inquietud es constante y coinciden en que no pueden esperar hasta marzo sin que se modifique la tarifa si la decisión es mantener el nivel de subsidios. Por el momento, las conversaciones preliminares entre Nación y la federación que agrupa a concesionarias del interior están dadas en que habría aportes para absorber incrementos salariales que se otorguen a la UTA como también para hacer frente a la compra de gasoil.


Si bien es una situación generalizada en el interior, en el caso del Chaco señalan que la preocupación es mayor porque la tarifa que se abona es una de las más bajas del país, cuya base de cálculo data de mediados de 2018 y naturalmente no tiene en cuenta las sucesivas devaluaciones e incrementos de costos de un rubro que tienen gran parte de sus insumos dolarizados.