Temas de hoy: nueva víctima coronavirus en Chaco Oeste del Chaco precio del litro de alcohol Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187287
Paulo Ferreyra
Por: Paulo Ferreyra
Con cada verano vuelve Horacio Quiroga

La naturaleza se come al hombre

“En algunos cuentos Horacio Quiroga pinta mucho su mirada sobre la ciudad, con los citadinos. Quiroga está renegado de la sociedad, está enojado con la sociedad. Quiroga está enojado con el deber ser. Está enojado con las normas de la sociedad”, describe Flavia Pittella.

Este martes 31 de diciembre se recuerda el nacimiento del escritor Horacio Quiroga. El maestro del cuento fantástico. Una ocasión para volver al escritor, a la naturaleza, al cuento y a la literatura.

cartel.jpg
Horacio Quiroga vivió en el Chaco en 1904 y 1905. Un cartel a la vera de la ruta nacional 11 señala a 30 kilómetros de Resistencia.

Se va 2019 y la maldición de hacer balances parece cercarnos inútilmente. Difícil no caer en la tentación. Pero en la columna de saldos altamente positivos están la radio, este año hubo muy buenos programas. Por ejemplo, “Una clínica de todo”. Ahí nos curan de nuestros males Flavia Pittella, José Bianco y Facundo Patronelli. La emisión se produce todos los martes de 22 a 24 por radio Cantilo, FM de La Plata pero hoy con internet al alcance de cualquier computadora, smart, tablet. 

Entre las secciones de este programa una de ellas Facundo Petronilli lee de manera magistral un cuento. Así en una ocasión leyó La gallina degollada. Tras el audio Flavia hizo un excelente análisis de la obra.

“Es un escritor fundamental. Se sabía él y sus lectores que era un seguir de Edgar Allan Poe. También fue un seguidor de Leopoldo Lugones. Justamente Quiroga conoció las provincias de Chaco y Misiones acompañando a Lugones por medio de un trabajo encargado por el Ministerio de Educación de la nación. Horacio recayó en ese proyecto porque era muy buen fotógrafo. Era un hombre interesado en las formas del arte, de la investigación artística. Escribió poesía, escribió obras de teatro, novelas, cuentos. Sin dudas su gran fuerte es la escritura de cuentos”.

Maestro del cuento

“Es un maestro del cuento”, afirma Pitella. Ella es profesora en Lengua y Literatura inglesas, es licenciada en Ciencias Sociales con especialización en lectura, escritura y educación, (FLACSO). Hace crítica literaria, comenzó su trayectoria en radio de la mano del programa El club de la tarde, de Ernesto Tenembaum. Hoy reparte su tiempo en radio Mitre y radio Cantilo.

flavia-pitella-en-radio.jpg
Flavia Pitella. Su valiosa contribución ayuda a difundir la obra de Quiroga también en la radio.

“Es un maestro del cuento”, insiste Flavia. “El género tiene una técnica y una forma de ser muy particular. La poesía y los cuentos son difíciles. Una novela  puede tener altibajos. En el cuento no te podes equivocar. No te puede sobrar ni faltar una línea. Quiroga escribe su propio decálogo del perfecto cuentista inspirado en el decálogo de Allan Poe. Donde el describe cómo tiene que ser el cuento perfecto”.

“Muchas veces nos preguntamos por su capacidad para hacer horror y terror. Esas cuestiones se develan en su vida. La vida de Horacio Quiroga estuvo rodeada de muerte y locura. La muerte genera locura. Él se termina suicidando y cortando su vida siendo joven todavía”, continúa.

“Hay que aclarar que no hay sobrenatural en el terror de sus cuentos. Es decir, lo fantástico que encontramos en la literatura de Allan Poe y lo fantástico que encontramos en Loepoldo Lugones no lo encontramos en Quiroga. Por ejemplo, en A la deriva, que creo que es su mejor cuento, al personaje lo muerde una víbora y tiene que llegar a un pueblo para que lo curen. Él va a la deriva en un bote que lo lleva hacia el pueblo. Los bancos de arena del costado del río Paraná se van haciendo cada vez más altos y más profundos como si fueran un ataúd”. 

horacio-quiroga-001.jpg

“Hay otro cuento llamado La miel silvestre. En este pinta mucho más la mirada del autor con la ciudad. Quiroga está renegado de la sociedad. Está enojado con la sociedad. Está enojado con el deber ser y con las normas de la sociedad. Entonces siempre pinta al citadino como alguien imbécil. En el cuento aparece un tipo que va a visitar a un amigo que vive en la selva y no entiende nada de ese lugar. Es de Buenos Aires y se va a cazar. El porteño se detiene a comer una miel silvestre que no es comestible porque adormece el cuerpo. Al hombre se le paraliza el cuerpo y entonces las hormigas se lo comen vivo. Él presencia como las hormigas se lo comen y no puede hacer nada”.

“Este realismo intenso y naturalista está presente en toda la obra. El amor está también porque hay mucho desquicio, amores desquiciados. Las mujeres están adormecidas, subyugadas, los hombres están enajenados y la naturaleza se los come crudo. Siempre es la naturaleza. La naturaleza real y la naturaleza humana. Quiroga vive una vida trágica, toda su vida es trágica y lo sabe transformar en los mejores cuentos fantásticos que ustedes vayan a leer. Si nunca leyeron un cuento fantástico: Horacio Quiroga cuentos de amor locura y muerte es una muestra cabal de qué se puede hacer con lo fantástico en el río de la plata. Es una muestra de lo que hacemos con la literatura fantástica en América del sur, porque aquí hay mucho desquicio, mucho amor, mucha locura y mucha muerte”.