Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/182771

Ante la fuerte presión social, Amarilla tomó licencia en el municipio de Miraflores

El intendente se tomaría una licencia hasta el 10 de diciembre, dadas las fuertes presiones de los manifestantes.

MIRAFLORES (Agencia) – Fuertes manifestaciones en el Municipio de Miraflores en medio de un caos institucional, obligaron al intendente Néstor Amarilla a pedir licencia en el cargo para descomprimir la situación y desde las próximas horas el Ejecutivo quedaría a cargo del presidente del Concejo Javier Fariñas.

53-REUNION-AMARILLA-REFEREN.jpg
Fuertes protestas frente al municipio de Miraflores terminaron con un pedido de licencia del Intendente Amarilla.

Si bien hasta la noche no se resolvían las condiciones y términos de la licencia, todo indica que podría ser hasta el 10 de diciembre, tal como lo plantearon los manifestantes en las sucesivas protestas que se vienen dando en la localidad.

La jornada del miércoles se vivió con mucha tensión social en inmediaciones del municipio donde cientos de manifestantes de pueblos originarios y empleados municipales unificaron la protesta para pedir la destitución del jefe comunal.

53-REUNION-AMARILLA-REFEREN.jpg
En la sala de los Concejales, Amarilla mantuvo fuertes confrontaciones con referentes sociales que le planteaban un pedido de alejamiento definitivo del Municipio.

El pedido había ingresado al Concejo Deliberante en horas de la mañana con la firma de referentes aborígenes, representantes de empleados municipales y movimientos sociales, donde le solicitaban a los ediles la “destitución de Néstor Amarilla por incumplimiento de  funciones inherentes a su cargo y por inhabilidad  física y moral, situación que es de público conocimiento en la comunidad”, plantearon.

Inmediatamente los concejales realizaron una sesión extraordinaria y solicitaron la presencia de Amarilla en la sala de sesiones para intentar encontrarle una salida.  

53-CONFLICTO-MIRAFLORES12.jpg

Ya pasado el mediodía, el intendente llegó al lugar, luego convocaron a referentes sociales y empleados municipales y finalmente, alrededor de las 14 Amarilla salió del Municipio por una puerta alternativa para retirarse en un automóvil tras haber asumido el compromiso de redactar el pedido formal de licencia ante el insistente pedido de los manifestantes. 

53-CONFLICTO-MIRAFLORES.jpg
El municipio de Miraflores lleva dos meses de deuda con muchos empleados, los servicios esenciales están paralizados y la situación financiera es caótica en lo que representa una verdadera crisis institucional.

En un principio había propuesto tomarse 15 días de licencia, pero los referentes sociales se opusieron para insistir que se aleje del Ejecutivo hasta la finalización del mandato

Por la tarde noche, el Concejo analizaba los aspectos formales de dicha renuncia, fundamentalmente para determinar la extensión del plazo que en un principio sería hasta el 10 de diciembre.