Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/182425

Una ciudad de Francia celebra al “rey” francés de la Araucanía

Una ceremonia donde se entrelazan la celebración de la fantástica historia de un aventurero del siglo XIX y la lucha actual de los indígenas mapuches.

Bolivia.jpg
Frédéric Luz, conocido como Federico I, es el sucesor oficial del “rey francés de la Araucanía”. El Consejo del “reino de Auraucanía” está formado por mapuches, como Reynaldo Mariqueo, que vive en Reino Unido y dirige la oenegé Auspice Stella, que desde 2013 tiene un estatuto consultivo en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC). La “Casa real”, a través de esta oenegé, aporta ayuda material y hace presión en defensa de la causa del pueblo mapuche.

   Tourtoirac, 18 (AFP) – Una misa en honor a Santa Rosa de Lima, primera santa de América, una visita al Museo de los Reyes de Araucanía y Patagonia de Tourtoirac, y una ramo de flores en la tumba del “rey de la Araucanía”. Éstos fueron algunos de los actos en honor a Antoine de Tounens (1825-1878), que tuvieron lugar este domingo en esta  población de 650 habitantes, en el suroeste de Francia.

   “Su historia real supera la ficción. Parece un verdadero western. Si hubiera sido estadounidense o inglés, Hollywood ya habría hecho decenas de películas sobre él”, asegura Jean-François Gareyte, historiador aficionado. Autor de dos libros sobre el “rey de la Araucanía”, Gareyte investigó sobre su vida a través de archivos militares, judiciales y artículos de prensa, y recogió el testimonio de la memoria oral de la comunidad mapuche.

portland11111.jpg
El "rey de la Araucanía" tiene su monumento en Tourtoirac y es homenajeado todos los años.

¿Un loco o un aventurero?

   Tras haber viajado a Chile movido por su apetito político y comercial, este francmasón del suroeste de Francia se encontró reinando entre los mapuches, después de algunas peripecias políticas. En 1860, los líderes de esta tribu de indígenas del sur de Chile lo nombraron “Aurelio-Antonio I, rey de Araucanía y  Patagonia”.

map.jpg
Tourtoirac queda en Dordoña (suroeste), y recuerda cada año al efímero “rey francés de Araucanía”.

   Dos años más tarde, en plena disputa territorial en Araucanía y Patagonia, las autoridades chilenas lo arrestaron y lo expulsaron, tachándolo de enfermo mental. Pero regresaría al menos en tres ocasiones al sur de Chile antes de morir enfermo en Tourtoirac. ¿Su aventura fue una “bufonada de un mitómano de provincias”, como lo describía entonces la prensa parisina? ¿O el destino de un aventurero que se vio “atrapado en una serie de circunstancias históricas”? Según Gareyte, los archivos de Santiago de Chile muestran que las autoridades chilenas de mediados del siglo XIX tomaron muy en serio sus campañas, para nada “pacíficas”, y se preguntaron si contaba con el apoyo de París, ya que coincidió con los intentos de Napoleón III de implantarse en México (1861-1867).

   Desde 2018, Frédéric Luz, heraldista del sur de Francia, conocido como Federico I, es el sucesor oficial en el legado del “rey francés de la Araucanía”, después de que a finales de 2017 muriera su antecesor. Pero su legitimidad está cuestionada y se vio inmerso en una querella dinástica. El Consejo del “reino de Auraucanía” está formado por mapuches, como Reynaldo Mariqueo, que vive en Reino Unido y dirige la oenegé Auspice Stella, que desde 2013 tiene un estatuto consultivo en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC). La “Casa real”, a través de esta oenegé, aporta ayuda material y hace presión en defensa de la causa del pueblo mapuche.

portland111.jpg
Familia mapuche fotografiada en la segunda mitad del siglo XIX.Foto:

“Caja de resonancia”

   Según Federico I, el legado de Antoine de Tounens no representa una historia cómica y folclórica, sino que genera interés creciente en América Latina, donde los mapuches han logrado mayor reconocimiento desde hace 20 años. En 2017, la entonces presidenta chilena Michelle Bachelet pidió  oficialmente “perdón por los errores y los horrores” históricos cometidos contra esta comunidad indígena.

   “No somos una micronación de broma ni tampoco queremos crear un  estado, no nos planteamos reivindicar ningún territorio”, explica Federico I. Según él, la “Casa real de la Araucanía” tiene como objetivo evocar la figura de Antoine de Tounens, pero sobre todo “servir de caja de resonancia para ayudar a los mapuches en la defensa de sus tradiciones. El actor principal de esta historia no es él, Antoine de Tounens, sino el pueblo mapuche”, afirma.

 

"La película del rey" (Carlos Sorín)

"Un rey para la Patagonia" (documental)