Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/177079

A 30 años del invento que cambió el mundo

Este año se cumplen tres décadas del nacimiento de la World Wide Web, desarrollada por el investigador británico Timothy John Berners-Lee para, en un principio, facilitar el intercambio de información y datos a través de redes de computadoras entre miembros de la comunidad científica.

El invento fue tan revolucionario que en la actualidad lo utiliza más de la mitad de la población mundial para acceder a todo tipo de información. También conocida con las siglas WWW, el invento de Berners-Lee suele ser confundido con la red internet, cuya creación es anterior. En rigor, la Web es un servicio que necesita de internet para funcionar aunque, claro, es el más popular.

Esta semana, su creador publicó una carta abierta para advertir que lamentablemente, su creación se ha transformado en un espacio inseguro, donde los más desprevenidos están expuestos a muchos riesgos, como estafas y la difusión de mensajes de odio.

Y no exagera. Si se toma, por ejemplo, el caso de Facebook y la operación montada por empresa Cambridge Analytica para obtener, sin permiso, datos personales de millones de usuarios de esa red social para venderlos luego a interesados en influir en procesos electorales, se puede advertir a qué tipo de peligros se exponen los usuarios que periódicamente utilizan la web.

El especialista en ciberseguridad y en inteligencia artificial, Alexis Sarghel, observó que a diferencia de lo que ocurría en los primeros años de la web, cuando los usuarios evitaban hacer algo indebido y hasta era común que se pidiera disculpas cuando se cometía una torpeza, hoy ese espacio está muy lejos de aquel momento inicial y se rige prácticamente por la ley de la selva.

Es que, según explica el experto, en esos inicios el número de personas conectadas no superaba los diez mil, mientras que en la actualidad se estima que más de 4 mil millones de usuarios utilizan esa tecnología.

Según Sarghel, en esa maraña el principal riesgo es el desconocimiento que tiene la gran mayoría de usuarios respecto a los alcances de la tecnología y de los riesgos que se corren cuando se utilizan cuentas bancarias o se realizan compras sin tomar los mínimos recaudos de seguridad.

“Es como si todo el mundo saliera a manejar un auto sin saber que tiene que ponerle nafta, chequear el aceite y el agua o controlar el aire de las ruedas”, graficó el especialista. Otros expertos advierten también el creciente uso de tecnologías de vigilancia, cada vez más sofisticadas, para monitorear lo sucede en la gran red.

Basta recordar las revelaciones que hizo en 2013 el experto norteamericano Edward Snowden a través de informes publicados en los diarios The Guardian y The Washington Post, donde se alertaba sobre el uso de programas de vigilancia masiva por parte de servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Frente a este escenario, distintos especialistas coinciden en señalar la importancia de educar a la población sobre la necesidad de evitar publicar datos personales y a tener más cuidado cuando se navega en la web o cuando se utiliza una red social como, por ejemplo, Facebook o Instagram. El experto en seguridad informática, Federico Kirschbaum, sostiene que para enfrentar el problema la cuestión no pasa tanto por lo tecnológico sino por lo educativo.

“La tecnología está muy metida en la sociedad -incluso entre los chicos, que tienen su primer celular a los 12 años- y no hay una educación que acompañe ese proceso. Creo que la peligrosidad pasa porque hay mucho acceso y no se sabe tanto qué puede pasar”, sostuvo Kirschbaum.

A su vez, el abogado especializado en ciberdelitos Daniel Monastersky, propone enseñar ya desde los primeros años de la educación formal, más específicamente desde el jardín de infantes, las medidas de prevención que se deben tomar cada vez que se navega por la web. En ese sentido, el experto observa que la web se desarrolló “de una manera que nunca nadie imaginó y hoy todo está conectado, toma más relevancia Internet porque hoy todo pasa por ahí. Cuando se inventó no se pensó en este tipo de consecuencias negativas que podían tener”.

Hoy, a 30 años de la creación de la web, es necesario que los usuarios adopten los recaudos necesarios para evitar ser víctimas de las distintas formas de engaño y trampas que, lamentablemente, se multiplican en el espacio virtual.