Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/176893

La trata de personas, una nueva forma de esclavitud

Según cifras del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas, que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, en los últimos diez años se rescató en todo el país a 13.384 personas víctimas de grupos criminales que lucran con la explotación sexual y laboral. De acuerdo a los datos oficiales de esta misma fuente, solo el año pasado se logró liberar a 1140 víctimas de estas nuevas formas de esclavitud, lo que confirma la gravedad del problema.

La trata de personas es un delito que atenta contra la libertad y la dignidad de las personas. Especialistas del Programa Nacional de Rescate explican que este delito se enmarca en un proceso que implica tanto el ofrecimiento, como la captación, el traslado, la recepción o acogida de personas que, mediante engaños, luego son sometidas a situaciones denigrantes de explotación sexual o laboral. Por lo general se suele creer que este flagelo solo tiene como víctimas a mujeres jóvenes, pero la realidad demuestra que también niños, niñas, adolescentes y personas adultas pueden ser víctimas de este delito que, en la mayoría de los casos, tienen por detrás a organizaciones criminales. En ese sentido, el fiscal a cargo de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo, observó que en algunos casos, cuando la organización tiene cierto grado de complejidad, por lo general, suele contar con protección policial, de funcionarios y de sectores del poder político, ya que de otra manera no se puede explicar el funcionamiento de lugares donde se lucra con la explotación sexual o laboral de la víctima. Por eso es clave el compromiso de los funcionarios judiciales y de los miembros de las fuerzas de seguridad que actúan con honestidad para poder erradicar este aberrante delito. También es importante que los distintos sectores de la sociedad se comprometan en la lucha contra este flagelo, colaborando con todo lo que tengan a su alcance para que se visibilice el problema y, como plantean los expertos de la ONU que trabajan en la lucha contra las organizaciones criminales, asegurándose de que la penosa situación de las víctimas no pase inadvertida. Está comprobado que estas organizaciones criminales que se dedican a la trata de personas captan hombres y mujeres que, por lo general, tienen en común una situación de extrema vulnerabilidad que facilita el sometimiento de la víctima, a la que se obliga a vivir en condiciones inhumanas con consecuencias que son gravísimas para la salud, la seguridad y el bienestar de las personas que sufren estas humillaciones. Debido al maltrato psicológico, con frecuencia las víctimas (que casi siempre provienen de entornos de extrema vulnerabilidad social y económica) no se reconocen como tales y es por eso que les resulta más difícil escapar del lugar donde son explotadas.

Vale recordar que el Congreso nacional aprobó en 2008 la ley 26.364 para prevenir y sancionar la trata de personas, y asistir a sus víctimas. Para lograr su cumplimiento, se creó el Programa Nacional de Rescate, que tiene a su cargo la asistencia psicológica, social, médica y jurídica de las víctimas de la trata de personas, desde el mismo momento que son rescatadas de sus lugares de explotación, hasta el momento en el que ofrecen declaración testimonial en la causa judicial. Por otra parte, se espera que este año se apruebe la ley que crea el Fondo de Asistencia Directa a Víctimas de Trata, que será clave para ayudar a las personas rescatadas. Se trata de una iniciativa que impulsa la creación de un fideicomiso público para la administración de los bienes muebles e inmuebles provenientes del delito de trata, para que estos recursos puedan ser destinados a la asistencia de las víctimas. Es de esperar que no se demore el tratamiento del proyecto para poder lograr así un acto de estricta justicia para con las víctimas.

En la lucha contra este flagelo también desempeña un papel fundamental la puesta en marcha, en 2012, de la línea telefónica 145, para recibir denuncias desde cualquier punto del país ante una sospecha de estar frente a un delito de estas características. Es importante que la ciudadanía sepa que la línea es atendida por operadores del Programa Nacional de Rescate, que funciona los 365 días del año, durante las 24 horas y que los llamados son atendidos por profesionales con formación en la temática de trata de personas.