Temas de hoy: Colectivos Hospital Perrando Emergencia hídrica Ciclo lectivo 2020 Coronavirus
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/176437

La floricultura, una buena alternativa de producción

El trabajo de los floricultores colombianos es digno de imitar. Es que en solo tres décadas lograron convertir a su país en el segundo exportador de flores del mundo, colocando el 95 por ciento de su producción en mercados externos. Gracias a los esfuerzos coordinados entre el sector privado y el Estado se pudo lograr que la floricultura genere en ese país más de 120.000 empleos directos.

En la Argentina, donde casi el 99 por ciento de la producción de flores tiene como destino el mercado interno, el ejemplo de Colombia puede servir para inspirar iniciativas, tanto en el ámbito privado como en el estatal, que permitan potenciar al sector. El Chaco, en tanto, tiene la ventaja de contar con el Centro Biotecnológico Agrícola-Forestal que surgió a partir de la valiosa experiencia de la Escuela de Educación Agropecuaria Nº 13 de Jardinería de Resistencia y cuyo enorme potencial debe aprovecharse. Cualquier chaqueño que haya visitado las instalaciones de esa institución puede dar fe del enorme trabajo que se viene desarrollando en el lugar. Debe tenerse en cuenta que en los últimos años, a nivel mundial, la floricultura ha registrado un importante crecimiento como actividad productiva, acompañado por supuesto con un aumento de la demanda a nivel internacional de las distintas especies florales. Como se ha planteado ya en otra oportunidad en esta misma columna, la provincia debería apostar a la floricultura y apoyar a los productores del sector para así promover la generación de empleo genuino a nivel local.

El ejemplo de Colombia es interesante ya que solo en el Día de los Enamorados, celebrado el pasado 14 de febrero en casi todo el mundo, el país del recordado García Márquez exportó 500 millones de flores, dirigidos a más de un centenar de mercados. Según datos de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), las ventas con motivo del día de los enamorados representan cerca del 12 por ciento de las ventas del sector que, dicho sea de paso, apostó a generar productos de alta calidad en el cultivo de rosas y claveles, entre otras especies, muy demandadas en el Día de San Valentín.

Hay un dato a tener en cuenta: hoy Colombia es el primer país con más variedades de flores identificadas (1500 especies), y además es -como se dijo- el segundo productor de flores en todo el mundo. En gran medida ese logro fue posible gracias a los diversos microclimas con óptimas condiciones de humedad, temperatura y fertilidad que tiene el país y que favorecen la producción de las flores de la mejor calidad. Un reciente informe de la entidad que nuclea a las pequeñas y medianas empresas del sector indica que las plantaciones se concentran en 7.200 hectáreas de cultivos en tres regiones; la Sabana de Bogotá, donde se concentra la mayoría del producto con un 76 por ciento de cultivos de rosas, claveles y astromelias; en Rionegro, Antioquía, con 19 por ciento del producto en cultivos de crisantemos y calas; el llamado Paisaje Cultural Cafetero, Quindio, Risaralda, Caldas y el norte del Valle del Cauca donde se cultiva un 5 por ciento de variedades exóticas, anturios y helicones. Según esta misma fuente, las exportaciones de los productores colombianos llegan a mercados de Estados Unidos, Rusia, Japón, Reino Unido, Canadá, Argentina, España, Puerto Rico, Ucrania, Brasil, Alemania, Australia, Panamá, Polonia, Francia, República Checa, Finlandia Corea del sur, Italia y Chile. Un dato curioso refleja el buen momento de la floricultura colombiana: también logró colocar exportaciones nada más ni nada menos que en Holanda, país que desde hace más de 100 años lidera el comercio de flores en todo el mundo.

De acuerdo con estadísticas publicadas por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Ecuador se ubica como el tercer exportador mundial de flores con el siete por ciento del mercado internacional, después de Holanda (49,6 por ciento) y Colombia (14,4 por ciento). Gracias a mejoras en sus sistemas de producción, los floricultores ecuatorianos lograron colocar el año pasado flores por más de 550 millones de dólares, consolidando así su posición como exportadores mundiales en esta actividad económica. Estos ejemplos confirman que la floricultura es una buena alternativa económica, y por eso el Chaco debe apostar al trabajo de los productores del sector para así impulsar a este espacio como generador de empleo y riqueza en la provincia.