Temas de hoy: 30ª Fiesta Nacional del Chamamé Alberto Nisman Jorge Bernal Pato Silva Carlos Verza
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/175402

Dilaciones judiciales y sin pistas alternativas tras un mes sin Angelina

La causa por la desaparición de Angelina Cáceres de 13 años tiene un detenido y la búsqueda incansable de familiares y allegados de la menor.

Se cumple un mes de la desaparición de Angelina Cáceres, la adolescente de 13 años que salió en la noche del 23 de diciembre de su domicilio ubicado en el barrio Juan Bautista Alberdi para dirigirse a una iglesia cercana a la que concurría habitualmente y, luego de pasar unos minutos en el templo, nada más se supo.

Angelina tiene dos hermanos y vive con su padre, Daniel, un vendedor ambulante que con sus escasos recursos inició casi en soledad la búsqueda de su hija. La madre de la adolescente, Sandra Mansilla, hacía lo propio por su cuenta también sin éxito.

Desde que se realizó la denuncia en la comisaría Quinta hasta ahora los fiscales que intervinieron en el expediente (por la feria judicial la causa ya pasó por tres representantes del ministerio público) tiene a un detenido que se niega a declarar, prácticamente sin ninguna otra línea investigativa e interviene sin resultados concretos cuando se advierten por redes sociales o canales oficiales sobre el paradero de la chica.

mama Angelina.JPG
La madre de la adolescente, Sandra Mansilla junto a su abogada Karin Bustos Zdanowsky en Norte.

La causa tiene un detenido JP, un muchacho de 21 años, de Laguna Limpia que se apenas se estableció la desaparición pudo saberse que se comunicaba por redes sociales con Angelina .

‘Dicen que la están buscando, que están trabajando pero tengo muy poca información‘, señala Sandra que junto con su abogada Karin Bustos Zdanowsky intenta ser considerada como parte querellante en la causa, condición que por ahora solo tiene Daniel Cáceres, que tenía la guarda de la adolescente.

‘Quiero que encuentren a mi hija‘, le recriminó al efectivo que sostiene no colaboró con el buen trato necesario con alguien que tiene un familiar desaparecido.

TE ESPERAMOS

Luego de realizar otra marcha más por el microcentro con el apoyo de la agrupación Mujeres al Frente, Daniel Cáceres se acercó hasta NORTE por un lado para renovar el pedido de la aparición de la chica y para agradecer el acompañamiento de movimientos sociales y el cuerpo docente de la Escuela Especial Nº 2, donde concurría la chica, que se suma al reclamo de que se la encuentre.

‘Te estamos esperando, la casa no es lo mismo desde que no estás te seguimos buscando y estoy seguro de que te vamos a encontrar‘, dice casi entre sollozos.El padre de la chica también abre el interrogante acerca de la efectividad de la labor policial y señala que desde un primer momento se proporcionó información del detenido pero al ponerlo tras las rejas semanas después se perdió un tiempo valioso que entiende es clave en este tipo de casos.

‘Creemos que tiene información y por eso se niega a declarar‘, señala Juan Díaz, abogado que representa a Cáceres en la querella.

papa Angelina.jpg
Daniel Cáceres, padre de Angelina, sosteniendo un cartel con la imagen de la adolescente de la que nada se sabe hace un mes.

Para el letrado hace tiempo la causa debió cambiar hacia el fuero federal y que la principal línea investigativa sea el delito de trata de personas, lo que implicaría que otras fuerzas también participen en la búsqueda.

Por el momento, si bien reconocen que se tomaron medidas que permitieron la detención, se aguarda por la incorporación de otros elementos al expediente vinculados principalmente a testimonios de allegados al sospechoso como también registros fílmicos respecto de lugares en los que JP pudo estar en Resistencia antes de regresar a Laguna Limpia.

Un sólo nombre y 19 días para detenerlo

Daniela, hermana de Angelina, fue quien radicó la denuncia de la desaparición de la adolescente el 24 de diciembre, horas después de que la chica no regresara de la Iglesia y allí aportó el nombre de JP, con quien habían podido determinar que Angelina chateó y quedó en encontrarse el 23 de diciembre en una plaza cercana.

JP hacía dos semanas que estaba en Resistencia y volvió a Laguna Limpia el mismo 23 a medianoche, horas después de la desaparición, estaba en la casa de una tía, que vive en cercanías del domicilio de la familia Cáceres.

La pregunta que cabe es la razón por la cual la Justicia demoró recién hasta los primeros días de enero en realizar las acciones de rigor que permitan dilucidar la responsabilidad de quien la familia ponía sobre la lupa.

Lo cierto es que con el secuestro de la computadora de la adolescente y el análisis del intercambio de mensajes, recién el 11 de enero se determinó la detención de JP. Desde el Poder Judicial podrán decir que feriados y feria mediante retrasan el día a día de cualquier investigación o que la disgregación familiar no contribuye a agilizar la búsqueda, pero lo cierto es que se perdió tiempo valioso para este tipo de hechos.

El detenido está acusado de “Grooming y abuso sexual agravado por aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima, en concurso real, y corrupción de menores en concurso ideal