Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174825

Violencia intrafamiliar: la droga y el alcohol, responsables de 3042 hechos en el Chaco

En el cierre de la estadística de 2018 del Ministerio Público se contabiliza­ron 3042 denuncias por hechos de ín­dole familiar, superando a los casos de violencia de género.

25.jpg
La línea 137 atiende a diario las denuncias de los casos de violencia intrafamiliar.

El 18 de diciembre este matutino divulgaba un informe preliminar de la Oficina de Política Criminal del Ministerio Público Fiscal, advirtiendo del nuevo escenario en materia de políticas preventivas y visibilidad necesarias a implementar por los hechos de índole familiar.

Ese día con números hasta octubre de 2018, el organismo de la justicia chaqueña tenía en su base de datos 2916 denuncias intrafamiliares o domésticas y 2463 por violencia de género. Mientras se contabilizaron faltando dos meses para concluir el año 556 abusos sexuales.

24.jpg
Jorge Canteros, procurador general, se refirió a las cifras alarmantes de violencia intrafamiliar.

NORTE accedió al registro final de la oficina a cargo de Mirbel Valussi, donde los números siguieron creciendo en noviembre y diciembre: hechos de índole familiar 3042 (10,01%); violencia de género 2544 (8,44%), hechos cometidos contra la integridad sexual 593 (2%).

Por lo que la estadística según modalidad delictiva quedó encabeza por siniestro vial con lesiones leves: 6890 (23%), hechos cometidos en propiedad inmueble 4358 (14,5%), hechos cometidos con uso de violencia física 3603 (12%), y en cuarto lugar ya se ubica los de índole familiar y después denuncias por violencia de género. El total fueron 30. 142 causas tramitadas.

Las cifras que constan en los registros de la justicia chaqueña acerca de los casos en incremento de situaciones familiares que van desde maltrato físico, agresiones, abusos psicológico, económico, abandono (ancianos, discapacitados, niños, aquí no se cuenta los de violencia de género que solamente incluye a mujeres), pone de relieve el trabajo por delante de los organismos competentes para sui abordaje interdisciplinario y llegar antes de que se produzcan. No es dato menor que los hechos intrafamiliares acaparen el 10,01 por ciento del total de la estadística.

EN UN AÑO, ASCENDIÓ A 800 CASOS

“La verdad no tenemos una mirada especial de la violencia intrafamiliar que comprende el abuso, venimos observado con preocupación ya que de 2200 casos en 2017 pasaron a 3042 en 2018, o sea se incrementaron en los equipos fiscales 800 casos que es muchísimo”, alertó el procurador general Jorge Canteros ya con el informe final en su despacho.

Por otra parte planteó a futuro la posibilidad de la creación de fiscalías especializadas o temáticas, aunque estará supeditado a recursos y presupuesto disponible, además de hallar luz verde del Superior Tribunal de Justicia (STJ).

LA FALTA DE PREVENCIÓN

04.JPG
El procurador adjunto, Miguel Fonteina, expresó su preocupación por los datos que ya había anticipado NORTE.

En tanto el procurador general adjunto Miguel Fonteina, consideró que el nuevo problema social en el Chaco emerge debido “múltiples factores que a lo largo de esta última década se vislumbra la ausencia de valores dentro de la familia, educación degradada y vínculos peligrosos”.

El segundo en el mando del Ministerio Público aportó más preocupación al drama de la degradación familiar: “Padres ausentes, madres adolescentes y el factor económico que empuja al consumo de droga y alcohol”.

Además, madres que afrontan en soledad “la gestación y nacimiento de sus hijos que luego crecen en un ámbito de violencia, siendo común ese estilo de vida”. Fonteina abre el camino para que los expertos “asistentes sociales, psicólogos, asesores de menores, que a diario están con las víctimas en contacto con la realidad”, describan el panorama.

Recurrió “al padre Pepe que habla de ausencia total de prevención, que se debería fomentar desde la familia, clubes de barrios, escuelas, iglesias, en definitiva en nuestra propia sociedad”. Por último sugiere “volver a los buenos ejemplos, a las buenas costumbres para comenzar como corresponde en el seno familiar para luego convivir en paz y en sociedad”.

Las experiencias contadas por seis fiscales

NORTE consultó a los fiscales del Chaco acerca del alarmante contexto, de acuerdo al informe final de 2018. El fiscal de investigaciones Nº6 Roberto Villalba afirmó que el incremento de hechos familiares se debe porque “la gente se anima a denunciar más, poniendo en conocimiento a las autoridades policiales y judiciales. En caso de violencia familiar se releva el secreto profesional, es por ello que los profesionales médicos tienen la obligación de declarar en favor de las víctimas cuando son detectados los casos en centros de salud”, dijo.

“Han incrementado porque la justicia da respuesta a la víctima, con la prohibición de acercamiento, tratamiento psicológico a víctima y victimario, devolución de la vivienda y se excluye al agresor o agresora de ese niño, niña, ancianos”.

Villalba por otra parte admitió que “es alarmante los delitos de abuso sexual a menores de edad como así también a adultos mayores, ocurridos generalmente dentro del seno familiar”.

Aunque precisó que “en las fiscalías no se refleja ese 1200 por ciento de denuncias en la línea 102 que algunos medios chaqueños publicaron, no es así. Seguramente- siguió Villalba- confundieron con una cifra nacional que se conoció luego del caso del actor Juan Darthés”.

Aseguró que “con los casos de violencia intrafamiliar y de violencia de género se aplica todo el rigor de la ley”. La fiscal de investigaciones Nº2 Ana González de Pacche considera que “los maltratos y víctimas de violencia familiar no es un tema nuevo en Argentina. Lo nuevo es la trascendencia por los medios de comunicación que se le da y porque el Estado ha tomado conciencia de lo importante y trascendente y sus implicancias”.

Entiende que la problemática se da ante “el incremento exponencialmente del consumo de estupefacientes y alcohol desde temprana edad. Es un flagelo en la sociedad que causa estragos en los jóvenes porque muchos se suicidan, roban, delinquen y causan desastres en sus propias familias robándoles, comportándose mal y teniendo conductas inapropiadas”.

González de Pacce expresó su preocupación “porque hay muy pocas instituciones que hacen tratamientos contra las drogas y creo que es un tema no menor y el estado debe llevar adelante una política de salud contra este tema”. En cuanto a los adultos mayores “también hay maltrato intrafamiliar por todo lo anterior”.

La fiscal Nº9 Daniela Meiriño, señaló que loa atención de los casos son de forma igualitaria, “pero cuando se trata de niños hay que tratar de actuar lo más diligente posible porque son los más vulnerables y sufren las consecuencias de esos problemas intrafamiliares”.

La titular de la fiscalía Nº5 Nélida Villalba cree que “es un problema social cultural a consecuencia del aumento del consumo de droga, falta de educación, familias disgregadas, debiéndose hacer un abordaje que es muy complejo pero cuando ya se penaliza el problema es muy tarde y el drama ha perforado a toda la sociedad”.

La fiscal Nº1 Ingrid Wenner destaca que los hechos “ahora se denuncian más, hay mayor concientización, antes se los ocultaba y los más afectados de esa violencia intrafamiliar son los niños”.

Jorge Cáceres, fiscal Nº 4, “el índice de violencia se debe al exceso de bebidas alcohólicas y estupefacientes, están presentes estos agregados entre el 80 y 90 por ciento de las causas”.

Además, “viene aparejado por la inestabilidad económica que garantice un estilo de vida común, por lo cual estos factores estresa a la persona originando violencia dentro de la familia”.

Cáceres aclaró que “hay un error de concepción en la ciudadanía, pensando que algunos problemas familiares o matrimoniales creen que es la instancia penal la que debe resolverlos, cuando hay otras alternativas para accionar”.

Coincidiendo con algunos de sus colegas, “debería haber un mayor control estatal por aquellos que caen en el uso indebido de sustancias”.