Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174817

Yaguareté tuvo crías en Corrientes y ahora regresa a Yacyretá

Chiqui, un yaguareté de origen silvestre que fue rescatado cuando era cachorro, se despidió del Centro de Reintroducción en Iberá, Corrientes, para retornar a su hogar en el Refugio Faunístico Atinguy, de la Entidad Binacional Yaciretá Paraguay.

3.jpg
Es el felino más grande del continente americano, y el tercero en corpulencia a escala mundial, después del tigre de bengala y el león. Foto de The Conservation Land Trust, CLT.

En el tiempo que permaneció en la Argentina hizo posible la procreación de Arami y Mbarete, los primeros cachorros de origen correntino en el Centro de Reintroducción de esta especie, en la isla de San Alonso, Parque Nacional Iberá.

Tras décadas de ausencia en la región el nacimiento se produjo el pasado 6 de junio de 2018.

Chiqui tiene nueve años de edad pero fue rescatado cuando era pequeño, luego que cazadores mataran a su madre en el Pantanal paraguayo. Gracias al trabajo colaborativo de gobiernos, instituciones y los pueblos de Paraguay y Argentina, el animal se unió al Centro de Reintroducción en préstamo reproductivo hace dos años.

Detrás de la causa proteccionista está The Conservation Land Trust (CLT), fundada por Doug y Kris Tompkins. Ayer en sus redes anunció: “Hoy, su legado promete el retorno del mayor felino de América a los esteros, donde su rol como predador tope es esencial para alcanzar un ecosistema saludable y próspero. La impronta de Chiqui permanecerá para siempre en este paisaje y sus cachorros, Arami y Mbarete, podrán vivir libres en el Parque Iberá”.

4.jpg
Yaguareté es de origen guaraní y significa “verdadera fiera”. Los machos alcanzan los 2,50 metros de longitud, incluida la cola, y llegan a pesar hasta 140 kilos.

CLT está dedicada a la creación y/o expansión de parques nacionales o provinciales para asegurar la perpetuidad de los procesos ecológicos y la evolución con las máximas garantías posibles.

CLT también financia programas de protección de la vida silvestre, reintroducción de especies extintas, restauración de paisajes, y programas de desarrollo local, generalmente en el área del eco-turismo, agro-ecología y educación ambiental. Además CLT designa fondos y solventa la construcción de acceso público e infraestructura con el objetivo de preparar las áreas naturales para su donación a los gobiernos provinciales o nacionales.

Los valores que sustentan los programas de CLT están basados en una visión eco-céntrica del mundo, valorando intrínsecamente a los ecosistemas y las formas de vida que allí habitan, independientemente de la utilidad y el propósito de estos seres no humanos con respecto al ser humano.