Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174493
Guillermo Koster
Por: Guillermo Koster

El coraje del productor, lo poco para destacar en 2018

En un año complicado, la valentía y sapiencia del chacarero chaqueño que sigue apostando al campo generan expectativas esperanzadoras. Si las estimaciones se concretan, el Chaco tendrá un récord en cuanto a área implantada con 11 cultivos.

Ni el calor ni el frío ni los períodos de sequía ni de inundaciones. Nada ni nadie detiene al productor primario chaqueño. Sea grande, mediano o chico. Y la demostración está una vez más en este año que se va: casi 1.800.000 hectáreas sembradas a través de distintos cultivos marcan lo que será un récord de cumplirse los pronósticos.

El doble cultivo hace posible esta realidad, ya que la intención de siembra para la temporada 2018-2019 que manejan los organismos oficiales se sitúa en 1.772.834 hectáreas distribuidas en 11 cultivos que se desarrollan en la provincia. En tanto, los productores que se dedican a la ganadería tuvieron a lo largo de este año el acompañamiento del clima, con lluvias que les sirvieron para hacer acopio de agua para sus animales y también contar con pasturas en forma casi permanente, que contribuyeron a las tareas de engorde de los rodeos de una manera natural.

Triple primicia y el algodón

Si bien no son pocos los productores que se preguntan de qué sirve ser primicia nacional en la cosecha de algún cultivo, lo cierto es que en tierras chaqueñas se levantó la primera carga de trigo y luego de girasol en esta temporada agrícola. En el final del año, también llegó la primicia sojera, más allá de que la calidad no fue la esperada y compartida con un productor formoseño. Además, hubo un notable crecimiento de las áreas de siembra en diferentes cultivos.

El algodón, cultivo emblema chaqueño, recobró algo de su esplendor de otrora. No al nivel que muchos especulaban y se esperanzaban, pero sí con un crecimiento en el área implantada respecto a la campaña anterior, ya que las primeras estimaciones para ésta lo posicionan en 157.860 hectáreas sembradas. Es cierto, la estadística definitiva se tendrá con el novedoso mapeo satelital que por segundo año consecutivo hará la provincia, tanto en algodón como en girasol.

Y como suele suceder, una vez más estos números provinciales algodoneros no coinciden con los nacionales. En tanto, los productores siguen esperando que baje de Nación el Fondo Algodonero, cuando la fecha tope de siembra expiró el 30 de noviembre pasado. Es verdad que el área puede llegar a incrementarse, pero a costas de sanciones por parte del Senasa que en nada aportarán al balance final del textil.

Esta realidad contrasta fuertemente con el sector cooperativo, a partir del cierre de plantas desmotadoras de algodón, algunas de ellas puestas en venta lo que marca el estado casi terminal de un sector que fue puntal de desarrollo y progreso en otras décadas no solo para la ciudad sino para una provincia toda.

Asistencia para los pequeños

Más allá de la permanente asistencia del gobierno provincial a los pequeños productores, la buena nueva llegó con la entrega de créditos a tasas subsidiadas de la ex ley 2918 a pequeños productores, que los ayudan en la compra de insumos o incorporación de tecnología, así como la refinanciación de las deudas que impulsamos a través de Fiduciaria del Norte, que abarca a productores cuyos emprendimientos fueron afectados por distintas emergencias.

Además, se destaca el éxito alcanzado por los remates ganaderos chaqueños que se hicieron este año en seis localidades del interior donde los pequeños productores tuvieron la oportunidad de vender sus animales a precios similares a los que se registran en las principales plazas de la provincia. A su vez, suma no tener que pagar flete ni derecho de pista o el porcentaje del consignatario, que son absorbidos por el Ministerio de Producción.

Nuevo impacto

Hace poco más de un año, se anunciaba que después de más siete décadas llegaba al entonces Ministerio de Agroindustria un presidente de la Sociedad Rural Argentina. Sin embargo, la presencia de Miguel Etchevehere pasa sin pena ni gloria, a tal punto que la cartera fue degradada a Secretaría, en una decisión presidencial que generó muchas controversias y pocas explicaciones a los interesados.

Así las cosas, el coraje y valentía del productor chaqueño que sigue apostando al campo es lo poco para destacar en este balance de fin de año. Incluso con las interminables lluvias de fin de año que generan preocupación en el campo. Quedan muchas cosas por resolver. E imperan medidas urgentes para que el chacarero vuelva a tener rentabilidad y la inflación no se lleve los escasos recursos que obtiene cuando es el motor que impulsa a los pueblos de la Argentina profunda.

*Editor Suplemento NORTE Rural