Temas de hoy: Emergencia hídrica Héctor Olivares Elecciones en Córdoba un corazón para Valentino Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/173986

Denuncia que no quieren desalojar su casa

Una jubilada que alquiló su casa del barrio España acudió a NORTE a fin de pedir celeridad a las autoridades judiciales para poder recuperar el inmueble, al que ya se le cortaron los servicios por abultadas deudas.

YULI CRESPO.png
“Yuli” Crespo, en la redacción de NORTE, expone su situación por una casa.

Yuli Crespo -modista jubilada- se presentó en NORTE a fin de dar cuenta “del delito de estafa y usurpación” de su casa, ubicada en manzana 46, parcela 4, barrio España. La mujer denuncia “usurpación, estafa y fraude al Estado provincial”, agregando la apropiación de sus pertenencias, que da lugar al doloso hecho de padecer una enfermedad y su avanzada edad.

Contó que al principio de este año, “una empleada de la dirección de Cultura y sus padres, aprovechándose de la situación, entraron y se posesionaron de varios elementos de gran valor, algunos ya fueron vendidos por los intrusos que no pagaron las deudas contraídas: Secheep, Sameep e impuestos municipales”.

Recordó que el 30 de noviembre fue en su moto a las 14 aproximadamente al barrio España, y así pudo comprobar que no había nadie pero había un auto blanco dentro del predio y las luces prendidas. En ese sentido, detalló que luego “la empresa Secheep cortó la luz por falta de pago y había una pérdida abundante de agua y Sameep también ordenó el corte”.

Los servicios fueron interrumpidos. Siempre de acuerdo a la denuncia de Crespo “los intrusos adeudan 8127 pesos en Sameep, 4100 pesos en Secheep, pero están enganchados ilegalmente”, agregó.
Además, “fui modista de alta costura y en esa casa había muchas telas, las que vendió (la madre de la inquilina) para los vestidos de las recepciones, como también me vendieron mi máquina de coser nueva”.


Aclaró que solamente alquiló su casa a la joven, pero luego “se metieron a vivir los padres” y cuando “su mamá se enteró de mis denuncias, fue a pedirme que las levante y me ofreció 5000 pesos, además de tener que aguantar los insultos”.

Por último, Crespo pidió la intervención de los organismos de derechos humanos por su situación, más aún por el problema de salud, a la espera de que la fiscalía donde radicó la denuncia actué en consecuencia.