Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/173970

Pide al gobierno que cumpla con el Estatuto de la Administración Pública

Solicita el puesto que ocupaba su padre. Desde hace veinte meses reclama su derecho adquirido a trabajar en el empleo público que tenía su padre hasta que falleció.

A.jpg
María Fernanda Paniagua junto a su hijo. La chica reclama que se le dé empleo en la administración pública en el puesto vacante tras el fallecimiento de su padre.

María Fernanda Paniagua es hija de Oscar Alberto Paniagua, trabajador de Lotería Chaqueña, irregularmente exonerado en 1976 por la dictadura militar. Recién en 2004, con la sanción de la ley 5452, pudo acceder nuevamente al empleo público que le fue arrebatado. Pero no pudo hacerlo en el lugar que ocupaba originalmente, la contaduría de Lotería Chaqueña, sino el Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas.
Paniagua se desempeñó en ese cargo, pero nunca dejó de reclamar su posición original, mediante peticiones a la presidencia de la Lotería y luego mediante demanda judicial. En eso estaba cuando falleció, en abril de 2017. Su hija María Fernanda reclamó el puesto de trabajo que el artículo 13 de la ley 292-A le garantiza. Nuevamente, lo hizo primero con notas dirigidas a la secretaría de Hacienda, a la Unidad de Recursos Humanos de la Gobernación, y al propio Gobernador de la provincia.
El artículo 13 del Estatuto para el Personal de la Administración Pública Provincial (Ley 292-A, antes Ley 2017), establece que “cuando un agente cese por fallecimiento (...) siendo la única fuente de ingreso de su familia (...) el Estado podrá designar dentro de un plazo máximo de treinta (30) días corridos de decretada la baja, al cónyuge o a un familiar de primer grado de consanguinidad, o en su defecto a otro que deba subvenir al mantenimiento del grupo y que conviva con el núcleo familiar del agente dado de baja.

Para estos casos el ingreso se producirá en el cargo mínimo escalafonario, sin la aplicación del Régimen de Concursos pertinentes (...) El plazo de treinta días consignados se comenzará a contar una vez que el postulante haya presentado toda la documentación del requisito de ingreso, que deberá aportar en un lapso máximo de treinta (30) días corridos de haberse producido la baja pertinente”.
Según el sistema de mesa de entradas la Casa de Gobierno, desde el 4 de mayo de 2017 y hasta el 9 de noviembre del mismo año, los papeles con los el pedido y el curriculum de María Fernanda Paniagua circularon por más de 30 oficinas y fueron vistos por otros tantos responsables. Sin embargo, nunca obtuvo una respuesta. Ante tal situación, ella optó por llevar su demanda al amparo de la Justicia, el que en estos momentos está en proceso de instrucción.

María Fernanda Paniagua es madre soltera de un niño de tres años y actualmente realiza trabajos eventuales como empleada doméstica, lo que obviamente no le alcanza para cubrir las necesidades mínimas de su hijo ni las propias. Reclama que el gobierno provincial le reconozca su derecho. Bastará con que las autoridades responsables cumplan la ley.