Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/173929

La cirugía bariátrica no es magia, se necesita de la colaboración del paciente

El centro médico Cemmi -de Pellegrini 682- recibe a pacientes obesos que no son felices con su peso y a quienes no están convencidos de querer operarse.

Fotos de Jorge “Punky” Flores

En el marco de la celebración de los 500 pacientes operados por el equipo de Cemmi, con el médico Santiago Juárez a la cabeza, hoy la cirugía bariátrica sigue siendo la opción más buscada en la lucha contra la obesidad que muchas veces se pierde por cansancio o por comodidad de no cambiar hábitos y hacer de nuestra vida un poco más saludable.

CEMMI-(11).jpg
Santiago Juárez.

El equipo lo deja todo por cada paciente, cada uno es especial y no simplemente uno más. Quien diga que lo trataron mal es porque no entró en la puerta correcta o porque no se topó con María Elena, esa mujer rubia que responde sólo con sonrisas y buena educación que sin ella nada sería posible. Hoy son parte de equipo tres nutricionistas, dos psiquiatras, una psicóloga, cuatro personas en administración y muchas personas que colaboran en cada cirugía como los enfermeros, médicos que colaboran, anestesista. Resumiendo y haciendo un poco de número son más de 150 que están implicadas en este gran trabajo. 

El médico que se convierte en tu compañero

Santiago es un médico que inspira confianza, que es realista al hablar y te abraza y felicita tras la operación si hiciste bien lo que te recomendó.

Hijo del otro médico, Hipólito Juárez, abrazó a la cirugía desde el comienzo de su carrera. Cuenta que siempre le gustó el método laparoscópico porque era rápido, y el paciente no parece que esté operado sumado a la pasión por la parte digestiva la cual es la técnicamente más desafiante. “Cuando terminé la residencia hice muchos posgrados en cirugías digestivas, en su mayoría de pacientes oncológicos, que no me gustaba porque muchas veces la enfermedad le gana a la persona y eso es devastador”, confiesa Santiago, al agregar que cuando lo invitaron a ser parte de un equipo del Hospital Favoloro, aceptó sin dudarlo porque veía que el paciente estaba feliz después de la operación y “eso es lo más lindo”. 

“Lo que aprendí en el Hospital Favaloro es que no es solo una operación más y que necesitamos de un equipo fuerte y unido antes, durante y después de la cirugía y con esa idea volví a Chaco para brindar todo el conocimiento y ayuda a quienes de verdad los necesitaban”, explica.

“Cuando decidí formar parte lo que más me interesaba saber es que se entienda que con cada especialidad no era suficiente para sacar adelante este equipo sino que éramos necesarias varias personas colaborando para un resultado final”, remarca el médico.

En este contexto Juárez relata cómo empieza el trabajo. En el inicio una entrevista clínica permite identificar los factores de riesgo de un paciente y seleccionar el procedimiento idóneo, tras una junta de los profesionales. Luego viene la labor de cada uno en su especialidad, controlando que todo esté bien para el momento de entrar en el quirófano. “Lo bueno del equipo, unido y profesional, es que todos entendieron que el paciente debe comprometerse a realizar un cambio de hábitos y se hace vital la inclusión en la vida de un régimen de ejercicio, dieta balanceada y seguimiento por nutrición”.

Realidad que golpea

“Todo paciente con obesidad mórbida tiene entre 3 a 5 veces más probabilidades de desarrollar un evento cardíaco y morir; así como 10 veces más riesgo de muerte súbita. De los pacientes obesos, más o menos la mitad son hipertensos, diabéticos, o presentan enfermedades coronarias o cardíacas. La obesidad aumenta la probabilidad de cáncer de próstata, colon y de pulmón en el hombre y de ovarios y útero en las mujeres”, señala Juarez.

CEMMI-(23).jpg
El equipo completo del Cemmi que más allá del profesionalismo de cada uno, se encuentran personas con gran calidez humana.

Ante esta realidad, el paciente tiene a su disposición la cirugía bariátrica, una alternativa quirúrgica que mejora de forma significativa la calidad de vida de las personas con obesidad, mediante distintas técnicas que restringen la cantidad de alimentos que ingresan al tubo digestivo gracias a la reducción del tamaño del estómago, lo que hace que el paciente se sienta satisfecho más rápido y que ingiera menos cantidad de alimentos.

“La cirugía bariátrica es segura en manos expertas, con riesgos similares a las cirugías comunes, es la técnica más permanente y con resultados contundentes a largo plazo que hoy en día permite atacar los casos de obesidad mórbida que no se logran contrarrestar solo con dietas, ni ejercicios, cirugía plástica o medicamentos”, indica el doctor Juarez.

Gracias a esta operación el paciente logra resultados positivos, pierde peso y recupera su salud al dejar de sufrir las comorbilidades. Siguiendo las indicaciones médicas, los resultados se mantienen en el tiempo sin complicaciones. “La cirugía bariátrica es altamente efectiva, más del 90% de los pacientes que se la realizan muestran reversión en la diabetes y colesterol y cerca del 85% al 90% dejan de ser hipertensos”, indica el doctor Saavedra.

Realizarse la cirugía en Cemmi tiene grandes ventajas para el paciente desde todo punto de vista. En primer lugar, por el vínculo que se establece entre el médico y el paciente para dar seguimiento pre y postoperatorio. En segundo lugar, el soporte emocional de la familia es fundamental, así como es necesario un abordaje integral de la cirugía que contemple el factor psicológico y los cambios de hábitos alimenticios que aseguren la sostenibilidad de los resultados en el tiempo.