Temas de hoy: Sobreviviente de la Masacre de Napalpí Presidente de Paraguay Alberto Fernández trapitos crimen de los rugbiers
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/169627
SE LEYÓ LA CARTA DE LA VÍCTIMA

Desgarrador pedido de justicia por la joven abusada en Quitilipi

La marcha se trasladó hasta la comisaría y allí se conocieron terribles detalles del hecho que tiene a dos sujetos detenidos.

QUITILIPI (Agencia) - Familiares y amigos de la joven que denunció haber sido abusada por dos muchachos el domingo último, organizaron una nutrida marcha pidiendo justicia. La misma fue acompañada por varias organizaciones sociales de la localidad. Una impactante carta de la joven leída en la plaza desató la indignación generalizada y sentidas lágrimas de dolor por lo relatado. 

57POLICIAL-MARCHAJOVENABUSA.jpg
Familiares, vecinos y organizaciones sociales recorrieron las calles con pancartas repudiando el hecho.

La convocatoria se cumplió frente al edificio de la comisaría y fue custodiada por la policía al mando del jefe Miguel Ángel Godoy. Allí un familiar de la estudiante de 23 años leyó una carta relatada por ella en primera persona, en la cual narra el difícil momento que atravesó al despertar aquella madrugada y darse cuenta de que había sido ultrajada. La movilización recorrió calles céntricas con pancartas y cantos pidiendo justicia.

Sus familiares valoraron el acompañamiento y la madre, entre lágrimas, agradeció a Dios por protegerla de la muerte. “Estas personas le fundieron la vida a una chica de 23 años; esto cambió mi hogar, mi vida y mi familia”, lamentó.  

EN PRIMERA PERSONA

Entre los tristes pasajes del relato, la joven aportó datos de su traumática experiencia. “Me sentía sucia rara, estaba mi ropa manchada con sangre; tenía flojera y salí corriendo de esa casa”, apuntó. Además comentó el sufrimiento posterior que padeció al tomar la decisión de denunciar. “Me hicieron decir al menos siete veces lo que me pasó y en la denuncia dice la mitad de lo que yo dije; con temblores me llevaron a hacer la revisación médica en Sáenz Peña, sin medicarme, y seguí así hasta las 16”.

Agregó que no podía controlar sus esfínteres y que más tarde la volvieron a llevar a controles; que una mujer policía se negó a acompañarla y que al llegar estuvieron casi dos horas “haciendo tiempo” en el patrullero. Finalmente la atendió una ginecóloga y la regresaron a su casa a la medianoche.

“VIVO PARA CONTARLO”

La carta continuó en sus principales párrafos: “No quería ver a nadie ni que me toquen, no sé cómo decirle a mi hija lo que me pasó. Estos agresores salvajes abusaron de mí de la peor manera dejándome marcas y moretones en todo el cuerpo; me destrozaron la boca, me corrompieron para toda la vida a mí y a mi familia, me jugaron como a un animal de la forma más indigna. Hoy sólo le pido a la comunidad, a la justicia y a las instituciones que sepan mi verdad, para mí y para todos: que soy la única que puedo decidir sobre mi propio cuerpo y que vivo para contarlo”, concluyó el escrito.

Temas Relacionados

abuso sexual Marcha Quitilipi